No se entiende

Mientras en las calles los policías, serenos, trabajadores de limpieza pública, bomberos siguen en primera línea peleando contra el temido coronavirus SARS-CoV-2 sin la protección de la vacuna, en el penal de Barbadillo y la Base Naval los sentenciados por delitos de lesa humanidad Alberto Fujimori, Vladimiro Montesinos y Abimael Guzmán ya recibieron su dosis, como otros internos.

No deja de sorprender que el Ministerio de Salud priorice la vacunación a quienes están aislados y por lo tanto con menos riesgo de contagiarse, a quienes están luchando en las calles día a día exponiendo sus vidas para proteger a otros del nuevo coronavirus.

Para entendernos. De acuerdo con los protocolos vigentes, la primera medida que recomiendan las autoridades para prevenir infectarse con el nuevo coronavirus es el aislamiento. Por eso en el país y otros países del mundo se impuso el aislamiento social obligatorio. Y los reos ya están en aislamiento obligatorio, recluidos en sus celdas. Entonces, si ellos cumplen estrictamente su aislamiento no habrá riesgo de contagiarse. Y así ha sido. Los casos de covid-19 en los penales han sido mínimos. Ni uno en Barbadillo y ni uno en la Base Naval, por lo menos hasta donde se ha informado. Entonces ¿por qué priorizar a ellos con la vacuna y relegar a policías, serenos, trabajadores de limpieza pública y bomberos que están expuestos al virus? Decisión que no se entienden, que tampoco se justifica.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *