Virtualización: a un año de clases en la universidad

Josué Canchari de la Cruz
Docente Fac. de Ciencias Contables y Financieras – Unheval

El registro del primer caso positivo de coronavirus en el Perú marcó un antes y un después en nuestra historia. Con el inicio del estado de emergencia sanitaria en nuestro país empezaron los cambios muy marcados en la salud, economía y de manera muy drástica en la educación, que en el presente caso nos referiremos a la educación universitaria. Se puede decir que el cambio de un sistema presencial a virtual fue como un “baldazo de agua fría” tanto para docentes y estudiantes, debido al cambio brusco y repentina.

AVANCES EN LA EDUCACIÓN

Antes de la llegada de la pandemia, la educación estuvo estancada, solo con ligeros avances e introducción de la tecnología. La educación previa a la pandemia no mostraba avances significativos en comparación con la edad antigua, donde el profesor estaba al frente de los estudiantes con una pizarra.

Algunas universidades intentaron introducir las clases virtuales, sin mucho éxito; pero la pandemia aceleró el paso del sistema presencial al virtual. Es como se hubiésemos avanzado aproximadamente 10 años en menos de un mes. Las universidades hicieron sus esfuerzos para implementar plataformas; y, si tenía, la mejoraron.

Los docentes aprendimos “obligados”. Solo había dos opciones para el docente: primero, adecuarse al nuevo sistema de educación virtual; y, segundo, quedar fuera de la universidad.

La pandemia introdujo las clases virtuales y es muy probable su permanencia post COVID -19»

USO DE HERRAMIENTAS DE ENSEÑANZA – APRENDIZAJE

La pandemia llegó como una “marea”. Las universidades, docentes y estudiantes no estuvimos preparados. Sin embargo, fue necesario adecuarse a la nueva modalidad de desarrollo de clases virtuales. Por una parte, las universidades iniciaron en los primeros meses de la pandemia la capacitación maratónica a sus docentes en manejo de plataformas “aula virtual” y el manejo de las TIC de manera acelerada y obligada; mientras los estudiantes debieron adaptarse a las plataformas virtuales que empleaban sus universidades.

A medida que el tiempo pasaba con las clases virtuales, los docentes, estudiantes fueron implementando equipos, software, apps, y otros que ayuden a llevar a cabo las clases virtuales.

En el caso de la Unheval se viene utilizando la plataforma Cisco Webex, que al inicio no fue tan bueno por presentar muchos problemas, pero después de casi 2 meses se logró restablecer la capacidad de acceso para que de esta manera los cerca de 10 000 estudiantes valdizanos puedan acceder a dicha plataforma.

BRECHA DE CONECTIVIDAD Y EQUIPOS DE PROCESAMIENTO DE DATOS

Uno de los problemas mayores que se viene arrastrando desde el año pasado es la conectividad y el equipo de cómputo. En el primer caso, algunas universidades —previo diagnóstico de vulnerabilidad de sus estudiantes— realizaron la distribución de chips con internet. En el caso de la Unheval, el año pasado repartió cerca de 1 800 chips con internet para aquellos estudiantes identificados como vulnerables. Para este año aún no se confirma la entrega de los chips con internet.

A la fecha sigo recibiendo quejas de los estudiantes con respecto a la conectividad en la zona donde se encuentran. Otro problema, pero menor, es el equipo de cómputo, tablet, que les permita recibir sus clases de manera adecuada.

¿VOLVEREMOS A CLASES PRESENCIALES?

Es la pregunta frecuente que hacen los estudiantes. Esta semana inicié las clases con los ingresantes “cachimbos” 2021. Ellos piden realizar clases presenciales; pero, la realidad es distinta. No es fácil estimar cuándo regresaremos a las clases presenciales. Por lo menos este año, las clases serán de manera virtual; pero, el próximo año es incierto aún y lo cierto es que no será lo mismo. Si retornamos a las clases presenciales será posiblemente de manera mixta (presencial y virtual). Frente a una crisis, viene un cambio y éste lo podemos observar ahora en las clases virtuales. Regresar a las clases presenciales al 100 % lo veo muy difícil, y algunos expertos manifiestan que las clases virtuales llegaron para quedarse. El futuro de las clases es incierto.

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *