La libertad de prensa

Varios periodistas que cubrían los incidentes de la campaña proselitista del candidato de Perú Libre, Pedro Castillo, fueron agredidos por sus simpatizantes, luego de que este pronunciara en un mitin que revelaría cuánto ganan los que conducen los programas de televisión y quién les paga, y de que el maestro de ceremonias llamara «prensa mermelera» a quienes cubrían el mitin.

Naturalmente el ataque a los periodistas ha sido condenada por todos y hasta el mismo Castillo se ha visto obligado a publicar un video deslindando de dichos hechos.

Hay que advertir que dicho ataque constituye un atentando contra la libertad de prensa, tan grave como el despido de la directora de prensa de América Televisión y Canal N, Clara Elvira Ospina, luego de que le dijera a Keiko Fujimori que no tomaría partido por ninguno de los dos candidatos en contienda electoral.

El ataque a periodistas en mítines de Castillo y el sometimiento a Fujimori del grupo El Comercio y otros medios nacionales solo confirman que la libertad de prensa está en peligro desde la izquierda como de la derecha.

Es igual de peligroso un gobierno que ataca a la prensa, como el que la somete como ya ocurrió en la dictadura de Alberto y de la que Keiko fue la primera dama.

Frente a este panorama toca fortalecer las organizaciones de la sociedad civil para estar preparados para los difíciles días que se avecinan con Castillo o Fujimori en el poder.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *