María de Nazaret

Edgardo Espinoza A.

Las culturas egipcia y judía, separadas por trescientos kilómetros de desierto, tuvieron mujeres que se diferenciaron en forma sorprendente. Las egipcias llegaron a ser importantes reinas, mientras las matriarcas judías fueron sufridas mujeres, a menudo estériles, violadas o sometidas. En este contexto encontramos a esta histórica y emblemática mujer judía de la que tanto se habla en los cinco continentes, igual las grandes religiones.

En el mundo occidental está exaltada mucho más como virgen que, como madre, mujer y esposa aspectos que trascienden que solo quedarnos con la virginidad (cuando solo nos detenemos hablar sobre la virginidad mutilamos todo lo que acabo de mencionar por eso que no creció su maternidad). Con ocasión de la misión continental provoqué un concurso de dibujo con el lema «María misionera». En ella quería que los niños plasmaran la imagen de María con las escenas domésticas como cocinar, lavar, hacer las compras, recoger el agua en cántaro, recoger la leña, sacrificar algún animalito para dar de comer a sus hijos y a sus amigos, etc. Encontré una respuesta tan singular. Los niños dibujaron escenas como jugando al fútbol y uno de los niños se fracturó la pierna en el partido y María inmediatamente hizo unas tablillas y vendó la herida, dando refresco a los jugadores, etc. Me conmovió tanto ver lo que hacen las madres, están siempre al cuidado de los hijos. Y algunos pintaron la imagen de María en actitud piadosa quieta elevada en un altar del templo y triste, aquí me hago la pregunta ¿De qué estaría triste? ¿Acaso la madre no se alegra del triunfo de los hijos?

Me he preguntado dónde poder encontrar la verdadera personalidad de María. Cómo sería su personalidad, su carácter, el alma de aquella mujer judía que concibió a su hijo Jesús, llamado a cambiar el rumbo de la historia de la humanidad, comenzando por el calendario del tiempo que comienza con su nacimiento en la pobre aldea de Nazaret, ¿dónde poder encontrar? Es como si alguien nos dijera dejen que los cristianos sigan creyendo a María tal cual los artistas nos lo presentan con el rostro angelical, ojos azules, etc. entre túnicas y tules, etc.

Me he preguntado dónde poder encontrar la verdadera personalidad de María. Cómo sería su personalidad, su carácter, el alma de aquella mujer judía que concibió a su hijo Jesús»

Tal vez fue más madre que virgen. Porque muchos cristianos olvidan que la virgen de ojos azules y cabello rubio de las pinturas y de las apariciones, era sin lugar a dudas una mujer judía, galilea, de pueblo, que vestía como las campesinas de su tiempo. Sin duda de tez morena y cabello de azabache, como muchas mujeres palestinas de hoy. María debe ser invocada como madre, como esposa, como mujer judía. ¿Cómo sería el carácter de María? ¿habrá tenido una personalidad capaz de enfrentarse a su hijo en muchos casos? No me gusta mucho esa imagen pasiva, siempre de rodillas ante su hijo, siempre obediente, siempre callada, no me imagino el papel de las madres así.

Las primeras comunidades cristianas, nacidas del judaísmo daban poca importancia a María sencillamente porque era mujer, y en aquel contexto cultural e histórico la mujer no contaba nada. Lo que importa es la figura de Jesús, tal como la describe el converso Pablo que para mí es un machista. Claro está que viene de una cultura marcada por la presencia solo de los varones.

La primera vez que María habla, es para hacer una pregunta al ser interrogada por el ángel ¿Cómo será esto si no conozco varón? Ella no es una niña pasiva que acepta las cosas, aunque venga de los ángeles.

El ángel se da cuenta que no es fácil convencer a María. Para que tuviera más argumentos, le revela un secreto de su prima Isabel, madre de Juan bautista. Isabel tu prima… el Ángel como que le reprocha porque es difícil de convencer debido a su personalidad, que no tiene por qué dudar ni preguntar tanto ya que nada es imposible… María al final cree al ángel, pero demuestra cierta curiosidad por saber si es cierto que su prima Isabel, la estéril estaba en cinta. No era sin duda, una persona que creyese todo lo que le decían, le gustaba tocar las cosas con la mano.

En el siguiente artículo veremos la acción social de María en el cántico del magníficat. Un discurso en una cultura donde solo el varón acaparaba los escenarios sociales, no creo que haya sido fácil para ella, enfrentarse a todos los religiosos a los que Jesús en adelante los llama «hipócritas»; sin lugar a dudas María tendría una personalidad tan dura, a su vez tierna y maternal.

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *