Necropsia confirma que feminicida se suicidó

La necropsia a la que fue sometido el cadáver del preso Enrique Polonio Mendoza (34) confirmó que se quitó la vida, al parecer sumido en una profunda depresión tras enterarse que podría ser condenado a cadena perpetua por asesinar a su pareja.

El feminicida confeso falleció el martes 18 de mayo cuando era llevado al centro de salud Potracancha. Sus compañeros de la celda 7, en el Pabellón 7, que días antes lo vieron triste lo encontraron convulsionando, por lo que fue llevado al tópico del penal y luego al establecimiento de salud.

Desde un inicio se sospechó que se habría suicidado pero se desconocía lo que ingirió, pues no se encontraron restos de ninguna sustancia, pero sí una nota donde decía: «Sólo llamen a mi hermana».

En el certificado de defunción de fecha 20 de mayor, el médico legista señala que el tipo de muerte es «suicidio» y la causa «intoxicación por sustancia probablemente medicamentosa».

El feminicidio que sería por celos se perpetró el 18 de agosto del 2018, en el caserío San Benito, jurisdicción del distrito de Monzón, provincia de Huamalíes. Polonio relató con frialdad que golpeó y estranguló con las manos a Mirta Martel, para luego  ultrajarla.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *