Justo reclamo

La protesta de pobladores del centro poblado de Cachicoto con el alcalde de su distrito, Monzón, Michael Rubio, en el Gobierno Regional exigiendo la puesta en funcionamiento del centro de salud que dicha institución construyó en ese centro poblado, ha recordado la existencia de esta infraestructura convertida en un elefante blanco, a pesar de los millones que costó su edificación e implementación.

La construcción de dicho centro de salud se inició en la gestión del médico Luis Picón y se concluyó en la administración del ingeniero civil Rubén Alva, quien lo inauguró en febrero del 2016. Sin embargo a las pocas semanas de inaugurado apareció la tremenda falla: filtración de agua por el piso.

Entonces se informó que la moderna infraestructura de concreto se había levantado sobre un ojo de agua y aun cuando se anunció un proyecto para desviar las aguas subterráneas, el centro de salud permaneció cerrado en los cuatro años de gestión de Alva y sigue así en los más de dos años que lleva el profesor Juan Alvarado en el Gobierno Regional.

A pesar de la emergencia sanitaria que vive el país por la covid-19, en el Gobierno Regional ni en la Dirección Regional de Salud se ha evidenciado interés por resolver el problema y usar esa infraestructura implementada con entonces modernos equipos médicos.

Alvarado no debería esperar nuevas protestas para atender el justo reclamo del pueblo de Cachicoto.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *