PTAR y conflicto

La decisión de construir la planta de tratamiento de aguas residuales (PTAR) en Santa María del Valle solo ha devenido en un conflicto social que impide avanzar el millonario proyecto que cuenta con financiamiento de la cooperación alemana.

Inicialmente el proyecto de tratamiento de aguas residuales contemplaba que la planta  se instalaría en el llamado humedal de Huachog, pero por el conflicto legal con Hale Llanto que reclamaba ser el dueño con un documento que le entregó Agricultura, las autoridades municipales de la administración pasada decidieron trasladar la ubicación de la planta a Santa María del Valle.

Y naturalmente surgió el conflicto porque  nadie consultó a nadie para hacer el proyecto y casi casi el dueño del terreno seleccionado ha sido coaccionado para que acepte venderlo.

La construcción de la PTAR es importante para Huánuco porque no solo se dejará de contaminar las aguas del río Huallaga (a donde se vierten todas las aguas servidas), sino por el impacto positivo que tendrá en las vidas de las familias y en el medio ambiente.

Sin embargo, tampoco puede negarse que hay un grupo de pobladores que con razones y preocupaciones justificadas se oponen al proyecto porque consideran que en ellos tendrá y su entorno tendrá un efecto negativo.

Así las cosas, ¿no es mejor que el Gobierno Regional asuma el control del terreno de Huachog y ahí se construya la PTAR? Podría ser la solución más rápida.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *