Víctimas de Sendero Luminoso y Ejército ya descansan en paz

Emer Arangüez

Los restos de cuatro personas asesinadas por una columna del grupo terrorista Sendero Luminoso y de otra victimada por miembros del Ejército  en el Alto Huallaga fueron restituidos ayer a sus familiares en una ceremonia realizada en el auditorio del colegio La Sagrada Familia de la ciudad de Tingo María.

«Estamos haciendo la entrega de los restos de personas que fueron victimadas en el caserío Huayruro y en el poblado de Venenillo», indicó Daniel Alberto Jara Espinoza, fiscal superior coordinador en Sistema de Derechos Humanos y Terrorismo del Ministerio Publico.

Refirió que Epifanio Mariano Gómez de la Cruz, Eduardo Nieto Cruz, Filomeno Justo Espinoza y Arcángel Rodolfo García Lugerio fueron asesinados por Sendero Luminoso en el caserío de Huayruro en mayo de 1988; «mientras que Teodomiro Julio Ibáñez Bazán (de ocupación mecánico) fue victimado por agentes estatales (Ejército) en la jurisdicción de Venenillo» en el año 1992, agregó.

Los restos de estas cinco personas fueron exhumadas de las fosas donde estaban sepultadas y tras verificarse su identidad con pruebas de ADN se programó para ayer la entrega de estos a sus familiares.

«El Ministerio de Justicia está haciendo esta ceremonia de reconocimiento y homenaje a 5 peruanos»; sostuvo Daniel Alberto Jara.

«La entrega de los restos y certificados de defunción a sus familiares es para que procedan al entierro digno, respetando las creencias religiosas y culturales de los deudos; y brindando un acompañamiento psicológico para poder lograr ese efecto reparador en las familias», apuntó Mónica Barriga Pérez, directora General de Búsqueda de Personas Desaparecidas del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

«Esta ceremonia fue un acto de dignificación de las personas desaparecidas durante la temporada de la violencia 1980 al 2000, específicamente relacionado a los dos casos: Huayruro y Venenillo», agregó.

«La Fiscalía de Huánuco Especializada en Derechos Humanos es el encargado de hacer todo el trámite respectivo de toda la documentación para que los familiares no tengan dificultades en la cristiana sepultura», indicó Alberto Jara.

La cristiana sepultura de los restos de Teodomiro Julio Ibáñez Bazán será Lima, mientras que de Epifanio Mariano Gómez de la Cruz y Eduardo Nieto Cruz, en Huarmey.

En tanto que los restos de Filomeno Justo Espinoza y Arcángel Rodolfo García Lugerio serán sepultados en el cementerio de Tingo María. Pero antes, el féretro de Justo fue llevado a Palo de Acero , en el distrito de Monzón, para su velatorio y hoy regresará a Tingo María para el último adiós.

«Hemos avanzado con este trabajo que nos permite cumplir con los familiares para que puedan ir cerrando esta herida de dolor y sufrimiento que han tenido por más de 30 años», subrayó el fiscal Daniel Jara.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *