Asesino de colaborador eficaz fue identificado por el sistema «Constelación»

– Alfredo Domínguez fue detenido en Ayacucho por tráfico de drogas
– Fiscalía pide prisión para él y para Guisella Espíritu

Un segundo implicado en el crimen del colaborador eficaz del Ministerio Público, Diego Alberto Ita Herrera, fue identificado mediante interceptación telefónica del sistema «Constelación» de la Policía Nacional. Se trata de Alfredo Luis Domínguez Huamán quien se encuentra internado en el penal de Ayacucho por el delito de tráfico ilícito de drogas.

Tras la detención de Guisella Espíritu, las autoridades que investigan el crimen establecieron que Alfredo Domínguez sería el sicario que mató a Diego Ita, pero también la persona que -según Guisella- la captó y amenazó para que llevara a la víctima a Vista Alegre (Aparicio Pomares). Ella dijo conocerlo como Luis «El Gringo».

Precisamente ese es el apelativo con el que policías de Constelación identificaron a uno de los asesinos de Ita.

ENCARCELADO. Semanas después del crimen, Alfredo Domínguez fue capturado por una requisitoria en su contra por el delito de tráfico ilícito de drogas. Durante su intervención en la zona de Alto Pichas, provincia de La Convención (Cuzco), las autoridades decomisaron cerca de mil kilos de clorhidrato de cocaína. El 17 de mayo del presente año, un juez antidrogas de Ayacucho dictó prisión preventiva para él y sus cómplices. La investigación preliminar contra Guisella y Alfredo culmina hoy y el fiscal estaría solicitando prisión para ambos.

En uno de los diálogos interceptados y que «Gringo» sostuvo el día del crimen con la persona a la que llamaba «Moroquito», le dice: «Ya todo está cuadrado, ahorita estoy con un carro y estoy con la chica, justo hemos tomado desayuno, yo estoy con Salvatierra». Y agrega «Salvatierra ha bajado con su Yaris de allá de  Ayacucho».

Alfredo Luis Domínguez Huamán

En otro momento «Gringo» le dice: «Ya, de hoy no pasa, hoy día 100% seguro, todo está cuadrado, el pata que se muera por…».

Incluso le ofrece enviar una fotografía del cadáver de Diego. «Lo voy a chambear en canto, si le voy a chambear en centro no lo voy a poder tomar foto y si le voy a chambear en canto allí si voy a tener opción para tomar foto, pe», y agrega: «Si lo chambeo en centro y no sale la foto sí o sí va a salir en periódico». 

ASESINATO

Ayer, Guisella Espíritu reconstruyó ante el fiscal Richard Dávila Rojas el recorrido que hizo junto a Diego hasta el momento en que fue asesinado en la  avenida Jactay, en Vista Alegre.

Narró que tras encontrarse en el parque San Pedro se dirigieron al centro comercial Real Plaza, luego al obelisco de Loma Blanca y desde allí bajaron caminando hacia Vista Alegre.

La misma investigada reconoció en su declaración que desde días antes había coordinado con «Gringo» para «sacarlo» (a Diego) con la finalidad de que este le cobre una supuesta deuda de 30 mil soles y que por esa ayuda le pagarían 5000 soles.

La noche del crimen, relató la investigada, mientras bajaban caminando recibió la llamada del sicario quien le dijo que siga bajando y «cuando estábamos bajando, de repente escuché disparos y Diego se desplomó al piso, luego el que le disparó vino por delante y lo remató en el suelo, luego bajó del carro un gordito quien tomó la foto y se fueron en el automóvil Yaris».

Tras el crimen, los sicarios volvieron a Ayacucho y Guisella -que dijo no haber recibido los 5 mil soles- se fue hacia el distrito de Monzón, de donde es natural al igual que la víctima Diego Ita y también el sicario.

Guisella reconstruyó el asesinato del joven a quien contactó por WhatsApp.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *