Fiscal afirma que Alvarado no tiene arraigo familiar ni laboral

Para el fiscal anticorrupción Virgilio Iván Carrión Cabrera el gobernador regional, Juan Alvarado Cornelio, no tiene arraigo familiar ni laboral y podría obstruir la investigación en su contra falsificando, destruyendo o suprimiendo documentos o induciendo a otros a realizar dichos actos, por lo que insistió en que debe dictarse su prisión preventiva por 18 meses.

Fue en el tercer día de audiencia de prisión preventiva que dirige el juez anticorrupción Elmer Contreras Campos y cuando le correspondió sustentar el tercer presupuesto de su requerimiento de prisión preventiva: Peligros procesales: peligro de fuga y peligro de obstaculización.

Usando las declaraciones que Juan Alvarado ofreció al Ministerio Público en otra investigación que se le sigue, el fiscal sostuvo que dicha autoridad regional no tiene arraigo familiar de calidad, y por lo tanto podría fugar.

«No le une ninguna relación con su familia porque en sus propios términos sus hijos se dedican a sus actividades. Respecto a su esposa, no tendría ningún vinculo mas allá de ser su esposa, porque como [él mismo Juan] refiere, están separados de cuerpos», sostuvo el fiscal.

Carrión también afirmó que Alvarado no tiene arraigo laboral, porque ha hecho ejercicio abusivo de su cargo de gobernador regional. «Ha instrumentalizado el cargo para fines delictivos. El delito se cometió en ejercicio del cargo», subrayó.

Además, indicó que existe el peligro de que el gobernador regional fugue porque no solo cuenta con poder político por razón de su cargo, sino que también cuenta con poder económico debido a que dos de sus hijos son empresarios de la construcción.

El fiscal también sostiene que Alvarado puede obstaculizar la investigación en su contra en este caso por la compra de 7 995 laptops por más de 21 millones de soles.

«Puede destruir, falsificar, suprimir elementos de prueba e inducir a otros a realizar tales actos”», sostuvo el fiscal.

Y como parte de la sustentación de este argumento, exhibió el video de la reunión en un cafetín del jefe de imagen del Gobierno Regional, Naylamp Cueva, con Darwin Campos Soto, el exespecialista de sistemas del Gobierno Regional, investigado conjuntamente con Alvarado y sobre el que también se discute su prisión preventiva en esta audiencia.

Carrión sostiene que el video corrobora lo declarado por Campos quien señaló a Naylamp como la persona que lo buscó con el gobernador regional para que lo apoye en esta investigación no involucrándolo.

Otro elemento que usó el fiscal para sustentar este peligro de obstaculización fueron las conversaciones telefónicas de la hija del gobernador, Inés Alvarado, con el entonces director regional de Agricultura, Edú Chávez, pidiéndole contratar personal en esa institución.

Además ha citado la falsificación de firma del ahora fallecido exsubgerente de Desarrollo Social del Gobierno Regional, Augusto Vásquez Solís, en un documento que sirvió para tramitar el proceso de compra de las referidas laptops.

En respuesta a los argumentos del fiscal, el abogado de Alvarado, Luis Pariona, sostuvo que el fiscal basa su pedido «en  conjeturas» y aseguró que su patrocinado sí tiene arraigo familiar, pues vive con su esposa en la casa de 28 de julio y tiene una hija menor de edad.

También indicó que por ocupar el máximo cargo en el departamento de Huánuco, tiene arraigo laboral.

Con relación a la declaración de Darwin Campos que abonaría al peligro de obstaculización, el abogado trató de desvirtuarla afirmando que este no atribuye a su patrocinado ningún acto ilegal.

Además alegó que  no se puede atribuir responsabilidad a sus patrocinado por dichos y actos de otras personas.

La audiencia que comenzó a las 8.30 de la mañana de ayer fue suspendida cerca de las 8 de la noche, para reanudarse hoy a las 8.30 de la mañana. Hubo una hora de receso.

Hoy continuará la dúplica del fiscal y abogado de Alvarado para luego el fiscal continuar con la sustentación del peligro de fuga y obstaculización de cada uno de los otros tres investigados: Luz Rodríguez, Darwin Campos y el empresario Luis Bedregal, quien vendió las laptops.

     
 

Agregue un comentario