Fiscalía de la Nación cita al presidente Castillo para el próximo lunes 13 de junio

Mientras se conoce transcripción de audio entre Villaverde y exministro de Transportes Juan Silva que registra entrega de «cien mil grandes» por obra de puente Tarata III

La Fiscalía de la Nación citó al presidente de la República, Pedro Castillo, para el lunes 13 de junio, 10:00 horas, en el marco de la investigación se lleva a cabo por el caso Tarata – Provías Descentralizado

Mediante su cuenta en Twitter, la Fiscalía de la Nación precisó, además, que el exministro de Transportes y Comunicaciones, Juan Silva, fue citado para este lunes 6 de junio, a las 10:00 horas.

Asimismo, citó a la exministra de Transportes, Fabiola Caballero, para el 7 de junio, y al exasesor Alex Starost para el 8 de junio próximos. En ambos casos para sus declaraciones testimoniales.

También brindarán sus declaraciones Víctor Valdivia, el 9 de junio; y Edgar Vargas, el viernes 10 de junio, ambos integrantes del comité de selección de la licitación del puente Tarata III.

El pasado 29 de mayo, el fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, informó que dispuso ampliar la investigación preliminar contra el presidente por la presunta comisión de delitos de organización criminal, tráfico de influencias agravado y colusión agravada.

La investigación, inicialmente abierta contra el exministro Juan Silva y seis congresistas, fue ampliada luego de un análisis técnico jurídico, ante la seriedad y gravedad de las imputaciones, indicó.

Según la Fiscalía, el presidente tendrá garantizado el pleno ejercicio de su derecho de defensa, y el respeto al artículo 117° de la Constitución Política.

CIEN MIL GRANDES

El caso del puente Tarata III se refiere a una supuesta coima que se habría pagado por la adjudicación de dicho puente, conforme lo reveló inicialmente la lobista Karelim López y que, a través de un audio presumiblemente entregado por el empresario Zamir Villaverde García a la fiscal Karla Zecenarro Monge, confirmaría la coima.

En efecto, un acta de dicha fiscal de transcripción y reconocimiento de voz del audio de la conversación del 4 de noviembre del 2021 entre Zamir Villaverde García y el exministro de Transportes y Comunicaciones, Juan Silva Villegas, no solo confirma la existencia del audio que registra la entrega de «cien mil grandes» por parte de Villaverde a Villegas por la obra del puente Tarata III en el departamento de San Martín, sino también la cercanía entre ambos, que el ministro ha negado en todo momento y que este «negociaba» obras públicas a cargo de Provías Nacional y Provías Descentralizado.

De acuerdo con un informe publicado por La República, entre agosto y diciembre del 2021 ‑tiempo en el que Juan Silva y Zamir Villaverde mantenían encuentros clandestinos, tanto en el despacho del Ministerio de Transportes y Comunicaciones como en el departamento del ministro‑ las constructoras promovidas por Villaverde se adjudicaron 7 proyectos por 804,5 millones.

LA RUTA DEL DINERO

Y en un informe, el portal Sudaca da luces de cómo Villaverde entregó los «cien mil grandes» al entonces ministro de Transportes. Recuerda que el 4 de noviembre del 2021 el Congreso de la República debatió y votó la confianza al gabinete encabezado por Mirtha Vásquez. Y por la noche fue el encuentro que quedó registrado en audio. A continuación el informe de Sudaca:

La sesión acabó a las 7:03 de la noche, según el diario de debates del Parlamento. Silva, entonces, se dirigió a su vivienda en Lince para reunirse con Zamir Villaverde, un empresario que por entonces podía presumir de ser una de las personas más cercanas a Palacio de Gobierno.

Los caminos de Silva y Villaverde se cruzaron aquel 4 de noviembre del 2021, según la transcripción del audio de aquel encuentro, difundido por el programa Combutters. Villaverde visitó el departamento de Silva, en la calle León Velarde, después de la votación. La cita se dio por la noche. «Don Juan, estoy tan cansado, pero ya pasó lo más difícil. Ya dieron la confianza», dijo Villaverde. «Sí, pero me están haciendo leña», contestó Silva, de acuerdo con el acta refrendada por la fiscal anticorrupción Karla Zecenarro.

El entonces ministro hacía referencia a la lluvia de críticas de la prensa por pactar con los transportistas informales de Lima y Callao, que amenazaban con un paro. Para contener las protestas, Silva ofreció a los choferes la cabeza de las jefas de la Autoridad de Transporte Urbano (ATU) y la Superintendencia de Transporte Terrestre (Sutran), quienes impulsaban la formalización del sector. La cita con los transportistas se dio el 3 de noviembre del año pasado, un día antes de la votación en el Parlamento.

«No hay que dejarnos guiar por ellos [los periodistas], porque en la prensa siempre han hecho lo que han querido», le dijo Villaverde a Silva. Luego, el empresario no se anduvo con rodeos y fue directo al grano. De acuerdo al acta de transcripción, Villaverde abrió un portafolio de cuero negro, de 40 centímetros de largo y 10 centímetros de ancho, y le dio a Silva «cien grandes», el equivalente a S/100,000. El dinero fue entregado en billetes de /100. Según él, el dinero era un «pequeño presente», «una buena señal» de la constructora española Tableros y Puentes. Dicha empresa era parte de un consorcio que ganó una licitación de S/232 millones para construir el puente vehicular Tarata, en la región San Martín.

La conversación del 4 de noviembre duró 27 minutos y 54 segundos. Un día después, el 5 de noviembre, Silva se reunió una hora por la mañana con el presidente Castillo en Palacio, según el registro de visitas.

LÍNEA DE TIEMPO 

El encuentro del 4 de noviembre entre estos dos personajes cercanos al jefe de Estado se explica por un denominador común: la cercanía a Pedro Castillo y la ambición por el poder.

Silva, chotano como el mandatario, es dueño del colegio José Carlos Mariátegui, en Puente Piedra. En marzo del año pasado se compró un carro del año –un JAC T8 negro– por el que pagó al contado US$ 20,000, de acuerdo a un documento de Registros Públicos. Se trata de un gasto que no se condice con la capacidad adquisitiva de un modesto profesor.

Una fuente ubica al extitular del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) como un hombre de confianza de Fermín Silva, dueño de la clínica La Luz, también cercano a Pedro Castillo.  El oftalmólogo fue quien lo recomendó ante el presidente, asegura la fuente. Y eso explica por qué Juan Silva estuvo mucho tiempo bajo el paraguas protector del mandatario.

Silva y Villaverde recién se conocieron luego de que Castillo llegó al poder . Esto queda claro en el audio de una conversación del 25 de julio del 2021 entre el empresario y Bruno Pacheco, el exsecretario general de Palacio, ahora prófugo. Villaverde estaba interesado en tener influencia en el gobierno, especialmente en los dos ministerios con más presupuesto en el Estado. «El segundo monstruo después de Transportes es Vivienda», le dijo a Pacheco.

Es por septiembre que comenzaron los contactos entre Villaverde y el entonces todopoderoso ministro Silva.

De acuerdo a la declaración de un colaborador eficaz, entre agosto y septiembre, Silva llamó a Villaverde «para solicitarle la suma de S/30,000» y decirle que «ese dinero era para el presidente de la República, Pedro Castillo Terrones».

Villaverde ya se paseaba por el MTC como Pedro por su casa. «Uno va a ser rey en su propio reino», llegó a decir en uno de los audios, jactándose de su poder.

Poco después, el 6 de octubre, se vencía el plazo para que las empresas presenten sus ofertas para la obra del puente Tarata. Ese día Villaverde acudió a Palacio a visitar a Pacheco. Por esas fechas también se reunió con Luis Pasapera Adrianzén, representante de Termirex, otra empresa que integraba el consorcio que aspiraba a quedarse con el contrato. Las otras compañías eran la ya mencionada española Tableros y Puentes y la colombiana HB Estructuras Mecánicas. Según un colaborador eficaz, Villaverde le ofreció a Pasapera, de Termirex, ganar obras en el MTC valiéndose de sus contactos con los sobrinos del presidente, Fray Vásquez y Gian Marco Castillo.

El 22 de octubre el consorcio que promovía Villaverde ganó la licitación para construir el puente Tarata.

«Quiero señalar que respecto a Marco Antonio Zamir Villaverde García, dicha persona estaba captando empresarios para ofrecerles obras en el MTC, Provías Descentralizado y Provías Nacional , a cambio de sumas de dinero», ha dicho la lobista Karelim López a las autoridades.

Juan Silva era intocable en el gobierno pese a los constantes cambios en el Gabinete. Y mantenía un perfil muy bajo, lo que le permitió construir y mantener un aura de poder.

LA REPÚBLICA HA CONFIRMADO VARIAS FRASES DEL AUDIO. AQUÍ DOS DE ELLAS

«Esta semana que viene salen (más licitaciones), esas sí son grandecitas, (de) 265 (millones)»
Villaverde no fanfarroneaba. Efectivamente, sucedió lo que le adelantó a Silva, quien estaba al tanto de las contrataciones manipuladas. En la semana siguiente de la reunión de Silva y Villaverde se firmaron dos contratos: Corredor Humajalzo-Mazocruz (8 de noviembre), por S/ 116.5 millones, y Corredor Sondo-Vado Grande (9 de noviembre), por 125,4 millones. El primero lo ganó el consorcio Ingeniería Integración y Proyectos (INIP) y China Civil Engineering Construction Corporation, y el segundo, el mismo consorcio, cuyas empresas que la integraban mantenían vínculos con Zamir Villaverde García.
«Este es un presente, una señal»
Villaverde entregó US$ 100 mil a Silva, a nombre de la empresa Tableros y Puentes S.A. (Tapusa), por el contrato que Provías Descentralizado le otorgó para la construcción del Puente Tarata III. Tapusa se presentó en consorcio con H.B. Estructuras Metálicas y Termirex. Karelim López, quien estaba relacionada con Termirex, había informado a la Fiscalía que Villaverde se contactó con Luis Pasapera Adrianzén, hermano de los dueños de la constructora, para ofrecerle contratos. El audio confirma la relación de Villaverde con el consorcio. La frase reveladora de Villaverde es: «Los amigos de Tapusa le han mandado un presente para usted. Cien grandes para usted. Este es un pequeño -aún no cobran nada-, pero es un presente de buena señal, ¿no?. Es la primera que me han mandado de Tarata. Me lo han enviado con todo y maleta. Esta es la primera gestión que hemos logrado».

EL DÍA DEL MALETÍN

Y así llegamos al famoso 4 de noviembre del 2021. En la mañana de aquel día, Silva asistió al Congreso, junto con los otros integrantes del gabinete. A eso de las dos de la tarde fue a la sede del Ministerio de Transportes para reunirse por media hora con el chotano Carlos Cabrera Sánchez, exmilitante de Alianza Para el Progreso, de acuerdo al registro de visitas del propio MTC.

Luego volvió al Congreso para estar presente en la votación que le dio la confianza al Consejo de Ministros, liderado por Mirtha Vásquez. Luego de salir airoso en el Parlamento, Silva se dirigió a su casa. Hasta allí llegó Zamir Villaverde para conversar con «Juancito» o «don Juan», según la transcripción del archivo mp4, decodificado como «JS–4 de noviembre 2021».

«Cuando usted quiera carros, me avisa», le dice a Silva el hombre que prestó autos a los sobrinos del presidente.

De la conversación, se desprende que Villaverde tiene acceso a documentos de Silva y que manipulaba su celular. La transcripción contiene un pasaje en el que interviene la hija de Silva para pedir una contraseña de iCloud, un servicio de almacenamiento de datos en la nube, que al parece Villaverde instaló en el teléfono del por entonces ministro.

El exprotegido de Castillo fue parco en sus respuestas, pero le dio un consejo a su interlocutor: «Ten cuidado. Así no voy a ver tu nombre por todas partes». A la luz de lo que ha ocurrido desde entonces, Villaverde hizo caso omiso a la recomendación.

El abogado del extitular del MTC, Alfredo Yalán, niega que su patrocinado se haya reunido con Villaverde. «Él [Silva] me dice que quiere una pericia fonética para aclararle al país que esas cosas son infundadas», dice Yalán. Y agrega: « quieren hacer un golpe de Estado disfrazado de legalidad».

El caso del puente Tarata arrincona cada vez más a Silva. El Poder Judicial dictó 36 meses de impedimento de salida para él ante un pedido del fiscal de la Nación, Pablo Sánchez.

«Amigos hay muchos, pero amigos verdaderos muy pocos», escribió Silva en su cuenta de Facebook hace cinco años. Hoy, acorralado por las investigaciones y sin nadie que lo defienda, la frase debe estar resonando en su cabeza, por lo premonitoria.

     
 

Agregue un comentario