Lluvia de piedras y bombas lacrimógenas en desbloqueo de vía

Policía restableció tránsito en carretera a Tingo María

Por más de una hora los gases lacrimógenos cubrieron el cielo de la localidad de Rancho. El enfrentamiento con la Policía se produjo luego de que unos doscientos pobladores, entre los que había ancianos y niños, se negaran a abrir el pase para los vehículos varados desde la mañana anterior en la carretera Central.

Entre gritos y silbidos, las personas huían del gas y respondían con piedras al avance de los efectivos policiales. Minutos antes un jefe policial, personal de la Defensoría del Pueblo y de la Fiscalía dialogaron con los pachiteanos para que se restablezca el tránsito en las carreteras que une Huánuco con Tingo María y Huánuco con Panao.

Los vehículos que transitaban entre estas ciudades tuvieron que esperar desde la mañana del domingo a la altura del puente Rancho, según comentaron los choferes. Algunos contaron que fueron recibidos a pedradas por los manifestantes que llegaron de los cuatro distritos de Pachitea para tomar esta medida de fuerza, sumándose a las protestas contra el gobierno de Dina Boluarte.

Según cifras de la Defensoría del Pueblo, entre Huánuco y Rancho había cerca de 400 vehículos de carga pesada esperando que se rehabilite el tránsito, además de 11 ómnibus cargados de pasajeros. Ante la imposibilidad de continuar su viaje, ellos tuvieron que atravesar Rancho a pie, cargando sus maletas y a sus pequeños hijos.

DIÁLOGO Y ENFRENTAMIENTO

Los manifestantes quemaron llantas en medio de la pista y obstaculizaron el tránsito con grandes piedras. A un lado de la carretera organizaron sus ollas comunes para alimentarse. Mientras las mujeres cocinaban, los varones vigilaban parados en medio de la pista. También había niños en medio de los protestantes.

Mientras tanto, frente a la Comisaría ubicada a pocos metros del puente Rancho iban llegando más efectivos de la Unidad de Servicios Especiales (USE). Un mando policial aseguró que no buscaban enfrentarse a los pobladores. «La Policía viene a pedirles que su protesta continúe, pero necesitamos dar pase», les dijo.

OBREROS MARCHAN HOY
Y para hoy el denominado Frente de Defensa Chinchaysuyo ha convocado al inicio de un paro indefinido como intensificación de sus protestas en contra de la presidenta de la república, Dina Boluarte, por nuevas elecciones generales y referéndum para una nueva Constitución.
En tanto que Construcción Civil acatará hoy en Huánuco la convocatoria a marcha nacional de la CGTP en rechazo «a la dictadura cívico-militar-empresarial» y exigiendo la renuncia de Dina Boluarte y la Mesa Directiva del Congreso de la República.
Dirigentes del gremio del andamio confirmaron que la concentración será a las 5 de la tarde en el parque Amarilis de donde partirá la marcha en la que también participarán las esposas e hijos de los agremiados.

Durante más de diez minutos la Policía y otras instituciones dialogaron frente a frente con los manifestantes, aunque ninguno de ellos se presentó como representante. Los pobladores prometieron que permitirían el pase de todas las ambulancias; sin embargo, las autoridades pedían más.

La Policía demandó que se dé una tregua para que durante una hora los vehículos puedan llegar a sus destinos. Eso mismo hicieron la noche anterior. Los manifestantes dieron un «pase humanitario» para algunos vehículos.

«Lo que ustedes están reclamando está muy bien, el detalle es que tiene que tener sentido. La presidenta ya convocó a elecciones», agregó el prefecto regional, Uberto Quispe Domínguez, cuando tomó la palabra en el diálogo, pero fue abucheado por la multitud.

La fiscal de Prevención del Delito, Rocío Castro, también pidió que se liberen las vías y que retiren a los menores de edad que acompañaban a los pobladores. Tampoco fue escuchada.

Como no accedieron a los pedidos, los efectivos policiales lanzaron las primeras bombas lacrimógenas. En poco tiempo lograron que los manifestantes retrocedieran. Entonces avanzaron para limpiar la pista. También patearon las ollas comunes que se preparaban y arrebataron la bandera de Perú que los pobladores colgaron cerca del puente.

Pero, desde los dos cerros ubicados a ambos lados de la vía, las piedras seguían cayendo. Eran más doscientos pobladores que corrieron por la subida de la carretera que conduce a Panao y desde las alturas respondían con piedras y otros objetos a los efectivos. Hasta ahí llegaban los gases lacrimógenos que lanzaban los agentes.

Cuando los pobladores retrocedieron lo suficiente, el tránsito en la carretera central se reanudó. Los cientos de vehículos varados comenzaron avanzar, mientras en los cerros continuaba el enfrentamiento.

Al cabo de una hora, aproximadamente, los manifestantes estaban dispersados y, aún con lentitud, los vehículos iban pasando, la mayoría se dirigía a Tingo María o a Huánuco. Otro grupo hacia Lima-

El restablecimiento del tránsito para los que iban o venían de Pachitea demoró un poco más. Por la tarde, la Carretera Central estaba bastante congestionada, principalmente por la cantidad de vehículos de carga pesada que avanzaban lentamente continuando su viaje.

En medio del enfrentamiento varios vehículos terminaron con las parabrisas destrozadas, mientras que en las redes sociales se publicó que el poblador Cristian Zuñiga resultó herido por el impacto de un perdigón en la nariz. Cristian aparece en el video echado y con sangre en el rostro.

     
 

Agregue un comentario