Ayer una niña, hoy una mujer

Josué Canchari de la Cruz
Docente Fac. de Ciencias Contables y Financieras – Unheval

La vida es así, decían los amigos. «En un cerrar de ojos», es la frase que se emplea para decir lo rápido que pasó el tiempo. Esto es lo que sucede en nuestra vida cuando nos percatamos que el tiempo pasa y del mismo modo los hijos e hijas van creciendo y nos cuesta asimilar porque a veces pasamos nuestra vida distraída por las actividades diarias. De pronto ya no puedes cargar a tus hijos e hijas. Y alguna vez pensamos que siempre los vamos a ver pequeños o pequeñas, pero la vida no es así.

Por los años que me acompañan en la vida, puedo decir que lo mejor de los hijos es disfrutar de su inocencia (esperan la llegada de Papá Noel, al ratón para que le dé dinero por sus dientes, los huevos de pascua, etc). Luego te sentirás satisfecho si ves en tus hijos e hijas hombres y mujeres de bien y mejores personas útiles para la sociedad.

Qué sería de la vida si existiera esa función de la computadora Ctrl + Z y cada vez que querramos retroceder el tiempo por algún error cometido la activaríamos. Lamentablemente esa función solo existe en la computadora. Es por ello que la vida adquiere la esencia especial. Cada minuto, hora, día, mes y año se debe valorar, ya que nunca volverá aquel momento que pasó.

A veces solo en imaginación deseo presionar las teclas Ctrl + Z para regresar al pasado, para estar con mis hijas pequeñas, pero el tiempo nunca regresa y nunca te da la misma oportunidad.

CAMBIOS EN LA VIDA

Los padres experimentamos los cambios que presentan las niñas. Ayer veías a una niña jugando con las muñecas, que dormía cuando le contabas un cuento, jugabas en tus ratos libres, viajaban, saltaban, pintaban paredes, etc. De pronto cumple los 11 años y ya no desea que elijas su ropa, se va volviendo independiente, y, lo más triste, va dejando de jugar con muñecas, etc.

La preadolescencia va finalizando para dar paso a la adolescencia, una etapa de desarrollo, donde experimentan cambios hormonales, la llegada de la menstruación, la que a veces causa más impacto y algunas niñas lloran porque no saben lo que está pasando en su cuerpo y luego entienden que es propio de una mujer cuyo cuerpo va desarrollando y preparándose para la procreación.

 QUINCEAÑERA

Los padres esperamos con ansías ver a nuestras hijas cumplir los quince años, donde se «gradúan» de mujer. Uno se siente alegre de ver hecha una mujer, a la pequeña que vio nacer y crecer.

Ahora paso al otro lado de la hoja, para decir que como padre de una niña que deja de ser hoy y pasa a ser una mujer, digo con sentimiento encontrado: ¡Qué tan rápido pasó el tiempo!, es como ayer cuando te cargaba, algunas veces cambiaba tu pañal, jugábamos con las muñecas, a la cocinita donde me dabas de comer. Te dormías cuando te contaba cuentos y hasta pedías que continuara contándote cuentos, jugabas a ser médico, siempre fui tu paciente al que diagnosticabas y siempre recetabas medicamentos para curar mis males. Son recuerdos que escribo en este momento con llanto y digo: ¿Por qué pasó tan rápido el tiempo? y es ahí donde a veces quiero regresar al pasado (Ctrl + Z) y estar contigo más tiempo. Hago una pausa para reponerme y seguir escribiendo que casi no suelo hacer de algo privado. 

HOY ES

Esperé este día como todo padre. Coincide hoy jueves 12 de mayo que hace 15 años naciste y comparto mi alegría para celebrar tus quince años, una etapa maravillosa de toda mujer, ya dejas atrás las muñecas y pasas a los maquillajes, perfumes, tintes, tacos, joyas, etc.

Me llena de alegría verte hoy que ya eres una preciosa señorita. Desde tu nacimiento me regalaste muchos momentos de felicidad, tardaste en llegar a la familia; pero, como dicen: lo bueno se hace esperar; pero cuando llegaste llenaste lo que faltaba en la familia. Me siento orgulloso de tus logros. Hoy es uno de esos momentos especiales y como todo padre me siento emocionado de escribir y decirte lo mucho que te quiero y un feliz quince años hijita Marianita Rubí Canchari Gerónimo.

     
 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.