¿Cómo reimpulsar las acciones para detener la violencia contra la mujer?

Pier Paolo Marzo Rodríguez
Pier Paolo Marzo Rodríguez

Entre el miércoles 24 y el sábado 27 de noviembre, en todas las regiones y en muchas provincias de Perú se desarrollaron actividades de sensibilización respecto de la violencia contra la mujer. En una de ellas el ministro del Interior, Avelino Guillén, informó que en lo que va del año, 132 mujeres han sido víctimas de feminicidio, 6 de ellas en Huánuco.

Las cifras del machismo. A pesar de años de campañas, el 58.9 % de la población tolera la violencia hacia las mujeres (Encuesta Nacional de Relaciones Sociales del INEI del 2019), y un tercio (33,2 %) señala que la mujer infiel debe tener alguna forma de castigo por parte de su pareja, mientras que poco menos (27,2 %) también acepta castigar a la mujer que «falta el respeto» a su esposo o pareja. También un tercio (31.1 %) señala que la mujer que viste provocativa busca que la acosen sexualmente. Ese pensamiento machista se concreta en que el 27,1 de mujeres ha sufrido violencia física, mediante golpes, empujones, patadas y abofeteos. Y más del 50 %, violencia sicológica.

Estas cifras de acendrado machismo muestran el fracaso de las políticas unilaterales: por sí solas, las medidas de aumento de penas, campañas de sensibilización o despliegue de Centros de Emergencia Mujer no han impactado de forma relevante en la sociedad peruana.

El origen de la violencia contra la mujer se encuentra en creencias que sólo un cambio cultural, podrá reemplazar»

¿Qué hacer entonces?

1 Trabajo articulado, intersectorial e intergubernamentalmente

La ministra de la mujer y poblaciones vulnerables, Anahí Durand, recordó, que «cuando una mujer tiene trabajo, tiene recursos y autonomía económica, no tolera las situaciones de violencia», como sustento de una invocación al trabajo articulado entre distintos sectores del Estado. Esta articulación debe llegar al nivel local, cómo se ha recordado en Ambo, Tingo María y otros municipios la semana pasada. Sin embargo, en palabras de la representante de la Defensoría del Pueblo en Huánuco, Lizbeth Yllanes, «lamentablemente, son pocas las municipalidades de la región que asignan presupuesto para realizar actividades que permitan erradicar la violencia hacia las mujeres», situación que se repite a nivel nacional.

Sin embargo, en años anteriores se generaron importantes espacios de concertación para unir esfuerzos, presupuestos y personal de varias entidades para impactar en la protección de mujeres y niñas. En Huánuco es muy recordada la Mesa NAM -Niño, Adolescente y Mujer- establecida en Tingo María a iniciativa de la Defensoría del Pueblo la década pasada, con participación de todas las entidades del Estado y algunas privadas.

2 Espacios de protección temporal y promoción económica

Una de las principales propuestas de dichas instancias de concertación fue la implementación de hogares de refugio temporal, así como de centros de formación laboral para facilitar la tan necesaria independencia económica aludida por la ministra. Es momento de reimpulsarlos, con mecanismos de exigencia efectiva a municipalidades y gobiernos regionales, acompañados de incentivos, en el camino de generar un sistema nacional de cuidados con mucha participación ciudadana y recojo de lecciones de iniciativas privadas o sociales.

3 Retomar la educación para el respeto e igualdad ciudadana, a lo largo de toda la educación básica regular, la educación superior y la educación alternativa, reforzadas con mensajes educativos masivos por todos los medios disponibles. Como lo dicen las cifras, el origen de la violencia contra la mujer se encuentra en creencias que sólo un cambio cultural, podrá reemplazar. El camino es cuesta arriba; pero las activistas y servidoras comprometidas con una sociedad igualitaria y respetuosa, han mostrado tener ánimo, perseverancia y creatividad suficientes para recorrerlo, con cada vez más aliados hombres que entienden cómo un Perú con las mujeres libres de todo tipo de violencias, con igualdad en el ejercicio de derechos humanos, es un país más grato para la vida de todos y todas.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •   

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *