Desempeño docente y directivo en los fines y principios de la educación peruana

Pablo Cesar Orbezo Castañeda
orbezo1010@outlook.com.pe

¿Estamos logrando los fines y principios de la educación peruana, propósitos del Proyecto Educativo Nacional y los objetivos de la Educación Básica Regular?

Estamos muy lejos, pero nos estamos acercando y existe la probabilidad de no lograrla por múltiples factores como la mediocridad, improvisación, falta de capacitación, liderazgo, gestión, compromiso, monitoreo, acompañamiento, y otros causales que ya son bien comunes y conocidos.

Según la Ley General de Educación, Ley n.° 28044, artículo 8°, la educación peruana tiene a la persona como centro y agente fundamental del proceso educativo, y se sustenta en ocho principios: interculturalidad, democracia, creatividad e innovación, conciencia ambiental, inclusión, ética, calidad y equidad. En el artículo 33° establece que “El Currículo de la Educación Básica es abierto, flexible, integrador y diversificado. Se sustenta en los fines y principios de la Educación Peruana”. En el Reglamento de la Ley General de Educación, artículo 27° establece que “El CNEB guarda coherencia con los fines y principios de la Educación Peruana, señalados en la Ley, el PEN y los objetivos de la EBR”. Asimismo, contiene los aprendizajes que deben lograr los estudiantes al concluir cada nivel y modalidad, mostrando su progresión a lo largo de toda la escolaridad, así como la forma de evaluarlos a nivel de proceso y resultados.

Mi expectativa, es que toda la comunidad educativa, docentes, directivos, jerárquicos, padres de familia, estudiantes y aliados, trabajemos de manera integrada, colegiada y activa a fin de lograr los fines y principios de la educación peruana. La falta de liderazgo, trabajo articulado, planificado, investigación, innovación, gestión, convivencia, ética, y desempeño idóneo, pone en riesgo el logro de las metas escolares. Mas aun el contexto de pandemia que vivimos, nos ha dejado una clara lección y no le damos importancia a la educación virtual e híbrida. La mayoría de los docentes con el retorno a la presencialidad continúan con sus metodologías antagónicas que ya no responden a las demandas, necesidades, expectativas de los estudiantes y su entorno cambiante. La gran mayoría de docentes y directivos que vienen asumiendo cargos han sido formados dentro de la educación tradicional, no han logrado empoderarse y desconocen los cambios y permanencias en el CNEB, lo que dificulta enormemente el trabajo colegiado, gestión, desempeño y ejercicio de sus funciones, tanto en la planificación, mediación, orientación, desde un enfoque por competencias y evaluación formativa, poniendo en riesgo no solo las metas escolares, sino también la participación democrática, sana convivencia y solución de asuntos dentro de la comunidad educativa.

El MBDD, exige una actuación critico-reflexiva con respecto a los procesos de planeamiento, evaluación formativa y reflexión pedagógica. En ese sentido, es importante el ejercicio idóneo de los cuatro dominios, priorizando el desarrollo de la profesionalidad e identidad docente, y la enseñanza para el aprendizaje de los estudiantes, involucrando activamente a los estudiantes en el proceso de aprendizaje, promoviendo el razonamiento, la creatividad y el pensamiento crítico, propiciando un ambiente de respeto y proximidad, evaluando el progreso de los aprendizajes para retroalimentar y adecuar su enseñanza, regulando positivamente el comportamiento de los estudiantes.

El MBDDir, exige el Dominio 1: Gestión de las condiciones para la mejora de los aprendizajes, y Dominio 2: Orientación de los procesos pedagógicos para la mejora de los aprendizajes, que implica potenciar el desarrollo de la profesionalidad docente y acompañamiento sistemático al proceso de enseñanza que realizan los maestros en las aulas, hecho que no ocurre, sino la improvisación y la cultura de la ultima hora. No se promueve y lidera una comunidad de aprendizajes basado en la colaboración mutua, la autoevaluación profesional y formación continua. Asimismo, falta de orientación, estímulo docente relacionadas a sus competencias, innovaciones e investigaciones pedagógicas, no se gestiona la calidad de los procesos pedagógicos y didácticos al interior de la institución educativa a través del monitoreo, acompañamiento sistemático, reflexión, dialogo de apertura, reflexión y compromiso conjunto a fin de alcanzar las metas de aprendizaje.

Este grave problema, debe llevarnos a una profunda reflexión y acción, tanto a la ciudadanía y autoridades educativas superiores encargados de promover el cumplimiento de los fines y principios de la educación peruana, propósitos del Proyecto Educativo Nacional, y los objetivos de la Educación Básica Regular, a fin de lograr una vida ciudadana activa, ética, critica, democrática, inclusiva, productiva, prospera, sostenible y con bienestar socioemocional que todos anhelamos. 

¡Mis sinceros deseos!

¡Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo!

     
 

Agregue un comentario