Irma Carrasco de Vidal

Patricia Castillo Uculmana

Doña Irma Carrasco de Vidal: Rara avis en este bosque tan diverso, que cuando volaba alto, las criaturas se asustaban y las bestias gritaban; las primeras porque no entendían tanta vitalidad, creación y luz y, las segundas, simplemente porque no podían alcanzarla.

Se casó muy joven, formó una familia bien constituida, a pesar de su corta edad. Estudió para docente de primaria y trabajó en el colegio María Auxiliadora. Conoció al pintor italiano Marino Spadavecchia de quien aprendió el arte de la pintura como su alumna en la Universidad Hermilio Valdizán. Hizo parte de la Asociación de Artistas Plásticos Ricardo Flórez de Huánuco, ocupando el cargo de presidente en varias ocasiones. Nunca dejó de pintar. Su casa es una galería de arte en la que se ve el camino andado, por ella,  en la pintura y la cerámica.

Fue socia de SERCOFE en Huánuco, posteriormente promovió la creación de otra sede de esta misma institución, descentralizándola a Paucarbamba e hizo parte de otras instituciones privadas.

La conocí en la Asociación de Artistas Plásticos, trabajamos mucho para que se hicieran los Salones de pintura, donde participaban artistas de Huancayo, Lima, Ayacucho, Arequipa, Pucallpa, etc. y, donde venían como jurados pintores y docentes reconocidos de la Escuela de Bellas Artes de Lima. Se viajó por los pueblos llevando la pintura. Se promovió el arte.

Con la división de la Asociación de artistas plásticos, se pensó en una nueva forma de ver y hacer las artes. De modo más particular, sin dejar de compartir con todos aquellos que desarrollan diversas formas de expresión artística y que quisieran participar. Nunca fue mezquina, siempre generosa. Pensando en grande y sin miedo. Independientes, esa era la nueva forma de hacer arte que ella tenía en mente. Amiga entrañable, con quien teníamos muchos planes por concretar a su regreso. Y aunque nos apena grandemente su partida, nos regocija saber que está al lado de su amado esposo, de su hija querida y el pequeñín.

Y, es que en este bosque, no todos están acostumbrados a que alguien brille por sí solo. La luz les asusta a muchos, aun así el 28 de mayo de este año ella alzó el vuelo al infinito dejando en la memoria una gran y luminosa sonrisa, por siempre.

     
 

Agregue un comentario