Nueva gran plataforma informática

CPC Mto. César Augusto Kanashiro Castañeda

Steve Jobs fue quien describió las implicaciones que una red de ordenadores interconectados distribuidos por todo el mundo, y nació el internet que hoy conocemos y ha transformado las comunicaciones, el comercio y la información.

En la actualidad todas las tecnologías utilizan el Internet que ha terminado evolucionando nuestra forma de actuar. Millones de personas acceden a información y servicios, se comunican y socializan entre sí, venden productos y obtienen entretenimiento.

Sin embargo, la pandemia COVID-19 es el inicio de nuevas formas de interactuar en el Internet, denominada por muchos especialistas en tecnología como Metaverso y que reproduzca esta propuesta de valor con la principal diferencia de que la distinción entre estar fuera de línea y en línea será mucho más difícil de delimitar.

La nueva plataforma informática «METAVERSO» podrá manifestarse de varias maneras, pero muchos expertos creen que la combinación de realidad aumentada, virtual y mixta que la denominan como «realidad extendida (XR), señalan que desempeñará un papel importante. El concepto de Metaverso se basa en la idea de que los entornos virtuales en 3D, accesibles e interactivos en tiempo real, se convertirán en el medio de transformación de la participación social y empresarial. Dependiendo de la adopción generalizada de la realidad extendida.

Por ahora, las tecnologías de realidad extendida se han enfocado en la creación de videojuegos y aplicaciones empresariales. A medida de que los juegos tiendan a convertirse en plataformas de experiencias sociales, crece la probabilidad de que sus características de mundos virtuales descubribles se conviertan en medios de expresión abierta y creativa, y conductos para la cultura pop, puedan aplicarse y se apliquen a otros contextos.

También se espera que el Metaverso tenga una fuerte conexión con la economía del mundo real y se convierta en una extensión de ésta. Es decir, el Metaverso debe tener la capacidad de que las empresas y los individuos participen en la actividad económica de la misma manera que se hace en internet. Esto significaría poder construir, comerciar e invertir en productos, bienes y servicios.

La partida de esta nueva plataforma la iniciaron las instituciones financieras al momento que crearon los Token no Fungibles (NFT) como base para la creación de valor. Una NFT es una declaración de propiedad de un activo digital único y no intercambiable que se almacena en una cadena de bloques (blockchain). Que se han convertido en una herramienta comúnmente adoptada para el comercio de tales bienes, podrían ayudar a acelerar el uso de la realidad extendida en los lugares que la gente acude para combinar elementos de la economía digital con sus vidas fuera de la virtualidad.

La teoría del Metaverso lo encontramos en la publicación de enero de 2020 por el autor e inversionista Matthew Ball publicó la descripción más citada del Metaverso: «Una red expansiva de mundos y simulaciones 3D persistentes y renderizados en tiempo real que pueden ser experimentados de forma sincronizada por un número efectivamente ilimitado de usuarios, cada uno con un sentido individual de presencia».

Define al Metaverso como un producto o servicio con siete atributos fundamentales, como la persistencia, la sincronización y la interoperabilidad. El estratega tecnológico Ben Thompson ha argumentado, sin embargo, que esta descripción no está muy lejos de lo que ya es y hace la Internet, sólo que «con una capa 3D encima».

El Metaverso se ha descrito como un lugar donde los usuarios pueden conectarse, interactuar, transferirse a sí mismos y transferir sus pertenencias a través de múltiples ubicaciones digitales. Los ejemplos que me vienen a la mente son las plataformas de videojuegos y creadores como Roblox, Fortnite de Epic Games o Core de Manticore Games, en las que los jugadores y sus avatares pueden pasar sin problemas de un mundo virtual a otro.

Recientemente, el emprendedor de startups Shaan Puri propuso otra definición, describiendo el Metaverso como un punto en el tiempo. Se puede decir entonces que el Metaverso es el momento en el que nuestras vidas digitales —nuestras identidades, experiencias, relaciones y activos en línea— adquieren más significado para nosotros que nuestras vidas físicas. Esta perspectiva se centra en la experiencia humana, haciendo de la transición al Metaverso un cambio sociológico en lugar de tecnológico.

Muchos tecnólogos predijeron que el 2022 separará a los pensadores de los constructores, entonces los avances técnicos de los últimos años producirán los primeros pasos de este año para hacer realidad el Metaverso. Los avances se atribuirán, en gran parte, a las unidades de procesamiento gráfico (GPU) cada vez mejores, a los motores 3D fotorrealistas, a la generación más rápida de contenidos mediante el vídeo volumétrico y la inteligencia artificial, a la prevalencia cada vez mayor de la computación en la nube y el 5G, así como a una infraestructura de blockchain más sofisticada y mejor comprendida.

Huánuco 23-11-2022

     
 

Agregue un comentario