Nuevos enfoques al iniciar el año

Teresa Chara de los Rios

Vamos a celebrar el último día del año, hemos trabajado muy duro durante todo ese tiempo y nos merecemos un pequeño descanso. Nos permitiremos excesos en la comida y bebida, aunque sepamos que con ello ganaremos unos kilos de más, pero vale la pena, es nuestra recompensa ante el confinamiento por la pandemia y tantas malas noticias especialmente en el campo político. Ya el otro año saldremos a correr, hacer ejercicios y haremos la dieta que más nos convenza.

El inicio de un nuevo año nos llena de ilusión, nuevas metas, nuevos sueños y oportunidades de desarrollo. Cada año hacemos lo mismo y si nos damos cuenta algunos de nuestros deseos y propósitos se han quedado sin realizarlos. Por ejemplo, ahorrar y hacer menos uso de las tarjetas de crédito. Decidirnos a terminar esa relación tóxica que nos hace daño. No juzgar a otras personas y menos meternos en su vida privada para luego comentarla. Comer más saludable, hacer ejercicios o dejar ese trabajo que no nos gusta y nos hace infelices.

Si esto nos está pasando, llegó el momento de dar un enfoque diferente a nuestros deseos y metas. Hay un dicho, «si quieres que las cosas cambien, hazlas de diferentes maneras» si las seguimos haciendo igual, de seguro, nada cambiará.

Prometernos que «el otro año haré esto o aquello» sin establecer fechas fijas, es lo mismo a no comprometernos y dejarlo «para el otro año» que resulta ser un tiempo muy largo e indefinido.

Empecemos por cambiar nuestros hábitos con pequeños cambios poco a poco. Esos cambios a veces poco perceptibles para los demás, pero no para nosotros. Los iremos repitiendo constantemente hasta hacerlos una rutina y casi sin darnos cuenta habremos logrado un gran cambio.

Por ejemplo, podríamos empezar desechando documentos, materiales de trabajo o capacitación acumulados durante el tiempo. Si tenemos un gran estante con varios cajones será muy complicado cumplir con limpiarlo todos a la vez, pero podemos empezar solo por un cajón y otro día con el otro y así sucesivamente.

Se que no es una tarea fácil porque estaremos tentados en leerlos todos y recordar los momentos vividos. A veces nos queremos quedar con ellos porque fueron parte de nuestra vida; sin embargo, deshacernos de tantos papeles será una tarea liberadora. Lo ideal es escanear aquellos que podrían sernos útiles para más adelante y hacer nuestro archivo virtual en la nube, los demás desecharlos.

Desprenderse de la ropa. Esta tarea puede resultar complicada si es que hemos acumulado mucha durante el tiempo. Identifiquemos una institución en la que podamos donarla. Vayamos eliminándola de a pocos, si queremos hacer todo de una sola vez puede resultar una tarea muy estresante, es mejor hacerlo cajón por cajón. Una forma sencilla de organizarse es, por ejemplo: hoy nos deshacemos de zapatos y zapatillas, otro día de blusas o pantalones y así sucesivamente.

Tengo amigas que aun guardan ropa con etiquetas y hasta con el precio, pues nunca se las pusieron. Las compraron solo porque estaban en ofertas o en la promoción del 2 x 1, cayeron en la trampa del consumismo. La pandemia nos ha hecho personas más prácticas, más informales y cada vez hay menos compradores compulsivos. La ropa ya no es un elemento importante, ahora priorizamos la salud y nuestro estado mental.

Hacer ejercicios, salir a correr es una rutina saludable. Sin embargo, si por algún motivo no lo pudimos hacer un día, no nos desanimemos. Hagámoslo más tarde o continuemos al día siguiente. Lo importante es no dejarlo. Tampoco nos hagamos la ilusión que a la semana o al mes vamos a tener una figura envidiable. Eso se forma con una rutina diaria y en el tiempo empezaremos a ver los resultados deseados.

Si tenemos a una persona que trabaja en nuestra casa, démosle la oportunidad que estudie para que progrese. Necesitamos trascender y eso se logra ayudando a que otras personas también cumplan sus sueños. Si cambiamos el enfoque de nuestras metas, no nos fallaremos a nosotros mismos.

Les dejo un pensamiento muy conocido que nos ayudará reflexionar sobre el cambio de nuestros hábitos que nos llevarán al éxito: «Trabaja mientras otros duermen, estudia mientras otros se divierten, persiste mientras otros descansan y luego vivirás lo que los otros solo sueñan». Feliz Año Nuevo 2022.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •   

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *