¿Podrá el nuevo gobernador aportar a contener el alza de precios?

Pier Paolo Marzo Rodríguez
Pier Paolo Marzo Rodríguez

El aumento de los precios de muchos productos alimenticios es consecuencia del incremento de los precios del transporte, por el alza de los combustibles, causada por un enorme aumento del precio del petróleo, a causa del bloqueo de Estados Unidos a las exportaciones de Rusia, que fue el 2021 el segundo productor mundial de ese hidrocarburo, como parte de su guerra económica contra ese país. Los costos de todas las importaciones ya habían subido por un problema con el transporte marítimo internacional, como uno de los efectos de la pandemia. Y la semana pasada el paro de transportistas llevó a un aumento adicional de los productos que se transportan interprovincialmente, como el pollo. Pareciera que poco puede hacer un gobernador regional ante tal orden de los acontecimientos. Pero sí puede, incluso con un período de 9 meses como el que le corresponde al ingeniero Erasmo Fernández al frente del Gobierno Regional de Huánuco. Veamos cómo.

Primero, incidiendo en los organismos reguladores competentes respecto de la venta de combustibles, el Indecopi y el Osinergmin, para que verifiquen e informen si la rebaja de 90 % en el impuesto selectivo al consumo, se traslada a los consumidores en cada uno de los «grifos» o estaciones de combustible de la región. Si bien el precio es libre, sentirse vigilados por una ciudadanía muy atenta y sensible, desincentivará a los concesionarios o dueños de los grifos, de quedarse con un aumento del margen de ganancia en vez de trasladar la rebaja del impuesto al precio de venta a los consumidores. Bien haría el gobernador en citar esta semana a los responsables de ambos organismos del nivel nacional de gobierno para proponerles un plan de supervisión.

Segundo, animando a los comercializadores de combustible a colocarse entre los primeros compradores de la refinería de Talara, de PetroPerú, que en un mes debería entrar en funcionamiento. Usar oportunamente la información marca una diferencia en el liderazgo.

Tercero, impulsando a la Dirección Regional de Producción y a la Dirección Regional de Agricultura, a que intensifiquen sus coordinaciones con los ministerios respectivos para reimpulsar masivamente y en las principales ciudades, las acciones de acortamiento de la cadena de comercialización de productos pesqueros (como las conservas de anchoveta) y agrícolas, con ferias más seguidas. Mientras lidera la segunda reforma agraria a nivel regional, retomando el impulso a las familias agricultoras y a las plantas procesadoras de papa y de cacao, como parte de una industrialización agraria en la región. De esta manera podrá liderar el diálogo con los agricultores en conflicto con una agenda de desarrollo del potencial agroindustrial de Huánuco.

Cuarto y en esa línea, potenciando la oficina de gestión de conflictos sociales para que sea portavoz de las agendas del desarrollo integral cada vez que intervenga para facilitar el diálogo con los distintos sectores en conflicto.

Quinto y en orden a sus declaraciones de liderar un gobierno libre de corrupción, elaborando mapas de riesgo de corrupción en los sectores mencionados: energía y minas, producción y agricultura. De esa manera asegurará una mayor eficiencia en cada una de las acciones que se impulsen desde las direcciones y unidades respectivas.

Hay mucho por hacer; pero también mucho que se puede hacer. Desde aquí mis deseos de éxito en su gobierno y de que cuente con el apoyo de la ciudadanía de cada distrito y provincia de Huánuco, en la medida en que se mantenga fiel a sus palabras de inicio de gestión.

     
 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.