WhatsApp, una herramienta poderosa de comunicación

Josué Canchari de la Cruz
Docente Fac. de Ciencias Contables y Financieras – Unheval

Desde muchos años, los humanos hemos buscado tener una mejor comunicación y esa búsqueda ha resultado en grandes inventos de equipos de comunicación como la radio, televisión, teléfono, entre otros. En la actualidad, se sigue buscando medios que faciliten la comunicación e información, debido a que es de suma importancia transmitir mensajes de los emisores a los receptores y viceversa sin la necesidad de trasladarse a un lugar físico. La comunicación se ha vuelto esencial e importante en nuestra vida diaria, tanto en lo familiar, social y laboral.

Por una parte, somos afortunados de vivir una época con mayor cambio tecnológico que se haya experimentado en la historia de la humanidad. En tan solo los 20 últimos años hemos presenciado el dinamismo acelerado de la ciencia y la tecnología, siendo muy volátil en la actualidad los equipos de procesamiento de datos y de comunicación. Los equipos de comunicación requieren de aplicativos informáticos y en la actualidad acoge a una de las redes sociales más usadas y poderosa del mundo llamada WhatsApp, que abre fronteras, género, edad, sexo, condición económica, raza, religión, horario, etc. para poder llegar a su receptor con mucha facilidad.

EL WHATSAPP

Esta red social muy popular que te mantiene conectados a toda hora, en cualquier lugar y con quién deseamos, realmente nos facilita la vida. El WhatsApp es una aplicación para smartphones, que brinda mensajería instantánea y gratuita, que permite compartir fotos, videos, audios, contactos, ubicación, además de ello facilita mucho el negocio, la educación permitiendo crear grupos. Sin duda es una gran herramienta de comunicación.

A manera de anécdota, en el año 2016 llegué a un país donde la recepcionista de hotel solo hablaba neerlandés (Holanda) e inglés. Fue muy difícil comunicarse, por casi 10 minutos lo intentamos sin éxito alguno. En eso le pedí el wifi para conectarme y de inmediato hice la llamada por WhatsApp a mi hermano Abel que se encontraba en Asia. Para suerte mía me contestó, le comenté lo que pasaba, así que de inmediato le pasé mi móvil a la señorita recepcionista, quién se comunicó en inglés (no hablo inglés) y en menos de 1 minuto se solucionó el impase. Me devolvió el teléfono móvil y mi hermano me indicó que debo dejar mi equipaje en la recepción hasta 1:00 pm debido al cambio de turno. Realmente para mí fue de mucha ayuda el uso de WhatsApp durante el viaje por Europa (para enviar fotos, mensajes, para mostrar entradas y pasajes, etc.)

El WhatsApp es una herramienta poderosa de comunicación, pero la sobrecarga de los mensajes puede perjudicar la tranquilidad y la paz”»

LA COMUNICACIÓN

En esta pandemia, el WhatsApp juega un papel muy importante en tender la comunicación a las familias, trabajadores, docentes, estudiantes, clientes, proveedores, etc. Durante la cuarentena las personas no podían visitar a sus familiares, pero gracias al WhatsApp se comunicaron por voz y videollamadas, del mismo modo los docentes con sus estudiantes, los proveedores con sus clientes y viceversa, etc.

Durante la pandemia el WhatsApp ayudó mucho a tender puentes de comunicación entre personas para cumplir ciertas actividades laborales, educativas, etc. Definitivamente fue muy útil por su facilidad en el uso, como para la transmisión de datos (mensajes, fotos, videos, audios y archivos). Las personas tuvieron que adoptar el cambio, ya que esta pandemia hizo acelerar el ingreso al uso de medios tecnológicos y del mismo modo nos arrastró a un mundo digital.

SOBRECARGA DE INFORMACIÓN

Los grupos de WhatsApp facilitan muchísimo la comunicación, pero a la vez puede tornarse muy peligroso para la salud, paz y la tranquilidad, debido a su alto tránsito de mensajes desde las conocidas “cadenas”, informaciones “basuras”, publicidad (ciertas o engañosas), noticias falsas, oraciones, pedidos, rumores, que lo único que hacen es saturar la memoria de tu equipo móvil y tu atención.

Durante la pandemia se incrementaron los grupos de WhatsApp creados para diversos fines. Quién no ha experimentado que al día siguiente tiene muchos mensajes, o que fue incluido en un grupo.

En la Universidad Nacional Hermilio Valdizán, sobre todo nos pasa a los docentes, ya hemos perdido la cuenta de los grupos de WhatsApp que fuimos incluidos y de hecho ya no sabemos qué reunión de trabajo o capacitación existe por la sobrecarga de información. Los docentes manejamos los grupos de WhatsApp de colegas de trabajo, de cada curso que se dicta, de capacitaciones diversas, de grupos de trabajo, de cursos que sigues. A todo ello se suman otros grupos como gremiales, sociales, familiares, de colegios, deportivos, etc. Se puede imaginar la cantidad de mensaje diario que se recepciona y esto puede ser perjudicial para la salud, tranquilidad y hasta puede invadir tu privacidad (mensajes atrevidos, audios y videos pornográficos, etc)

Algunos de los mensajes “basuras” de WhatsApp se han convirtiendo en otra pandemia. No te permite estar en tranquilidad, llena de mucha información vana, que lo único que hace es llenar tu memoria y saturar tu equipo móvil. A mi modesta opinión, las personas que usan el WhatsApp deben respetar y pensar primero en la importancia y la utilidad del mensaje a enviar o reenviar y sobre todo si los mensajes son coherentes con el interés del grupo.

NUEVO LENGUAJE DE LA RED SOCIAL

En nuestra sociedad, el hecho de no saludar a una persona se ha catalogado como de mala educación y falta de cortesía. Del mismo modo en la red social, sobre todo en WhatsApp, dejar en “visto” se cataloga como no responder a un saludo o mostrar indiferencia a la persona que se dirige. En esta época es importante conocer la etiqueta del manejo de red social para dar un buen uso y no quedar mal.

     
 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.