Antonio Rivera: el pintor del impresionismo lírico

Por Marlon Maraví 

Llego a la dirección conocida, jr. Abancay 212, en el Paradero 2 de Paucarbamba, toco la puerta y sale Antonio, quien sorprendido me saluda y me dice: «Pasa». Cómo has estado, Antonio— le pregunto, mientras observo aquel hombre de 80 años, con su camisa ploma a rayas, su pantalón azul marino y sus zapatos negros. Bien – me responde, mientras acomoda sus catalejos.

Víctor Antonio Rivera Argandoña nació en Tomaykichwa el 30 de setiembre de 1941. En el trajinar de su vida pasó por distintos trabajos y oficios, por distintas ciudades y países, por distintas épocas y tiempos. Trajinó tanto y aún hoy, sigue siendo parte importante de la historia de este Huánuco que se nos va, con sus personajes a los que plasmó magistralmente en su lienzo, con sus anécdotas virgilianas, con sus historias que poco a poco se van difuminando en su memoria.

Estudió en diversos centros de estudios: en el I.N.E.I. n.° 19 Hermilio Valdizán, en la Unheval, en el Nefran 7 – Lima, Bellas Artes Unheval, en la Escuela D.A.R., en el Inide, etc. Entre sus trabajos y oficios que desarrolló podemos resaltar su labor como calígrafo de grados y títulos de la Unheval, dicho arte le valió para elaborar diversos pergaminos que fueron obsequiados a personalidades de los distintos ámbitos culturales, políticos y sociales. Como artista que es, la restauración no le fue ajena a Antonio, tuvo la oportunidad de restaurar la escultura del Señor Rosavero y de la Virgen de Dolores (Rosavero – Yanag).

Su formación pictórica empezó de manera autodidacta, llegó a pintar prácticamente de todo: avisos, rótulos, insignias, pancartas, placas, cuadros, carteles de anuncios de películas para cine, etc. Su iniciación en la pintura data del 1957, cuando iba rumbo al colegio, allí al pasar por esas calles vio al pintor Santos Meza en su taller, quien pintaba algunos encargos. Fue precisamente él, quien al ver la curiosidad del joven Antonio, le dio una estampa para que lo haga en su casa. Ese fue su primer trabajo como dibujante. Luego, Santos le hizo dibujar a la Virgen de Fátima y sus tres pastores, en lienzo; así comenzó su gran aventura pictórica que hasta ahora lo acompaña. Entre sus grandes aportes a la cultura podemos mencionar la creación del escudo de Ambo, de Santa María del Valle, de la Unheval, el diseño de insignias del colegio Hermilio Valdizán, el diseño de logotipos de diversos clubes deportivos, etc. A lo largo de su vida participó en diversas exposiciones colectivas regionales y nacionales desde 1961 al presente.

Trabajó distintas técnicas de pintura, siendo sus preferidas el óleo y la acuarela. Dentro del óleo desarrolló el estilo impresionista, impresionista lírico como él mismo lo define, ya que plasma en su lienzo el sentimiento que le produce la contemplación del objeto o centro de interés, ya sea el paisaje huanuqueño, unos objetos o una persona, tal como se muestra es sus personajes urbanos como el arpista o el ambulante, por ejemplo.

La vida de Antonio también estaba muy ligada al séptimo arte, pues trabajó en Opecisa, (Operadora de Cines S.A.) como auxiliar de administración, pintor de avisos de exhibición de películas en los cines de Huánuco (Central, Huánuco y San Pedro). Fue recibidor y despachador de películas. Debido a esta vasta experiencia participa en el documental de Cines del Perú, dirigida por Wari Gálvez Rivas.

Pocos artistas tuvieron la dicha que tuvo Antonio: ser alumno de dos de los más grandes pintores que radicaron en Huánuco: Ricardo Flórez y Marino Spadavecchia. Al primero lo conoció cuando Antonio era alumno del I.N.E.I. n.° 19 Hermilio Valdizán, al segundo cuando estudió Bellas Artes Unheval. Antonio, como mencionamos, fue alumno del I.N.E.I. n.° 19 «Hermilio Valdizán» pero también fue docente de esta institución, dictando las áreas de Dibujo Técnico y Educación por el Arte. También tuvo la oportunidad de ser docente del C.N. Nuestra Señora de las Mercedes, de la Gran Unidad Escolar Leoncio Prado, etc.…

Su casa es una pinacoteca, cuadros por todas las habitaciones, por la sala, en el pasadizo, por las escaleras y hasta en el techo. Algunas son pinturas propias, otras obsequios de sus amigos o intercambios. Me llama la atención un óleo grande, enmarcado de dorado, es un retrato de su madre, quien hace poco tiempo partió a la eternidad. Antonio me cuenta la historia de cada una de las pinturas, trata de recordar algunas fechas sin fortuna, maldice su vano intento. Yo creo que las fechas son intrascendentes en los asuntos vitales que marcan la existencia de uno, ya que solo importa lo que nos generó, ese punto de quiebre que trastocó nuestro ser.

Antonio tiene muchas anécdotas, y es que 80 años no se viven en vano. Por eso tiene la convicción de que la convivencia con su familia fue la época más feliz de su vida, cuando todos estaban presentes y la muerte era una presencia lejana que apenas se distinguía. Antonio cree en Dios y agradece poder despertar cada día para poder disfrutar de las cosas bellas de la vida: dibujar, pintar, trabajar, compartir una charla con la familia o las amistades.  Agradece a Dios por la bendición de estar vivo, bendición que yo comparto y agradezco también por la amistad del amigo y maestro, Antonio Rivera.

PRINCIPALES LOGROS

Como gran artista, Antonio ha sido como finalista en la categoría de Creatividad, del concurso «Premio Nacional de Cultura», obtuvo el primer puesto del X Salón Nacional de Pintura Contemporánea Huánuco, ha sido reconocido con la Medalla del Arte y la Cultura, Primer Premio en el Concurso de Pintura Rápida, Primer Premio en el Salón Nacional de Pintura en honor a Santa Rosa de Lima, Etc.

HOMENAJE AL ARTISTA

No hay duda que Antonio Rivera es parte importante de la historia de Huánuco, tanto como docente, pintor, calígrafo, etc. Debido a ello es que la I.E.I. Hermilio Valdizán y la Asociación de Exalumnos del C.N.I. Hermilio Valdizán, en el marco de su aniversario, rinden homenaje a este ilustre hijo valdizano y huanuqueño, ya que se le hará un reconocimiento público dentro de las actividades celebratorias de parte de la Promoción Bodas de Plata, la misma que está organizando el Campeonato de Exalumnos «Antonio Rivera Argandoña».

     
 

Agregue un comentario