Ambulantes toman veredas en Amarilis

En las calles adyacentes al mercado de Abastos de Paucarbamba se han colocado puestos de venta informales, algunos acondicionados en viviendas para la venta de frutas, verduras o carnes, y otros simplemente tomaron las veredas.

Luzmila tiene 38 años, sale los martes, jueves y sábados a vender anís, cebolla china, alcachofa y orégano al mercado de Paucarbamba. “Tengo miedo al salir cada día de mi casa, si llego a contagiarme y enfermar mis niños no podrán sobrevivir solos”, cuenta con profunda pena.

Es madre soltera de dos niños de 5 y 7 años. Ella sabe que de enfermar no podrá comprar medicamentos ni adquirir un balón de oxígeno para su tratamiento; pero también sabe que de no salir a trabajar sus hijos no tendrán qué comer.

“No a todos nos toca la misma vida”, dice con ternura al despedirse para continuar ofreciendo como ambulante sus productos.

Al igual que Luzmila, otras 50 personas son informales y venden sus productos en las veredas o caminando.

Todos llevan mascarillas, tratan de mantener la distancia y evitan tocarse la cara a pesar del inclemente sol.

Según el último reporte de la Diresa, en el distrito de Amarilis se registran 1091 casos positivos de covid-19, y el mercado de Paucarbamba está identificado como una zona de calor. Es decir, con más casos por la aglomeración de personas.

“Lamentablemente debemos seguir trabajando”, dice otra ambulante que vende coco en un carrito.

Antes de la pandemia, no había puestos informales en las calles adyacentes al mercado de Paucarbamba, sino todos estaban en La Pampa a un costado del centro de abastos, pero con la llegada del coronavirus fueron retirados por la Municipalidad de Amarilis y ahora unos cuantos se ubican a sus alrededores.

     
 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.