Consumidor local

En el país hay al menos tres proyectos para fabricar pruebas moleculares para el diagnóstico de infecciones con el nuevo coronavirus, de las cuales uno ya se fabrica y comercializa a empresas privadas, pero hasta ahora el Estado no compra ni una.

Resulta incomprensible que el Gobierno no apueste por el desarrollo de ciencia y tecnología local adquiriendo lo que producen nuestros científicos y laboratorios.

En cambio hasta ahora se sigue comprando pruebas moleculares fabricadas en Estados Unidos, China, Corea del Sur, Taiwán, Canadá, que no está mal, pero debería permitirse la participación de la producción local en ese mercado.

Cómo se podrá desarrollar tecnología y ciencia propia si el Estado, que es el principal comprador, no toma en cuenta las iniciativas locales.

Eso que está pasando con las pruebas moleculares en plena emergencia sanitaria, sucede todo el tiempo en nuestro país: la falta de oportunidad para la producción local. Y sucede a todo nivel y en diferentes rubros.

Por ejemplo, en Huánuco se producen néctares, pero las instituciones optan en sus actividades por bebidas gaseosas. En Huánuco se produce café, pero en las instituciones del Estado prefieren el envasado de otros países.

Si se van hacer reformas, incluyamos aquellas que hagan del Estado promotor y consumidor de la ciencia, tecnología y de la producción local.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •   

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *