Del dicho al hecho

Conforme pasan los días crece la angustia en la población leonciopradina y monzonina por el puente Tingo María-Castillo Grande, cuya construcción está paralizada a causa de que el consorcio ejecutor resolvió el contrato con el Gobierno Regional aduciendo el incumplimiento del pago de sus valorizaciones de dos meses y la exigencia «ilegal» de que cambie sus tres cartas fianzas emitidas por una cooperativa.

En respuesta a la resolución de contrato, el Gobierno Regional ha acudido al Centro de Conciliación de la Cámara de Comercio e Industrias en pos de conciliar con el Consorcio Puente Tingo y reinicie los trabajos.

No obstante, el gobernador regional, Erasmo Fernández, ha deslizado un cambio en la posición de su institución a favor de pagar las valorizaciones y desistir de la exigencia  del cambio de sus cartas fianzas.

El representante del consorcio, Miguel Thencera, también ha expresado que tienen la voluntad de reiniciar la obra, siempre y cuando se les pague sus valorizaciones.

Entonces, existiendo la «buena voluntad» de ambas partes para resolver el problema, ¿es necesario ir todavía a un centro de conciliación? ¿no podría el consorcio desistirse de su resolución de contrato? ¿no podría el Gobierno Regional emitir ya el pago de las valorizaciones que se adeudan? ¿no podrían pasar del dicho al hecho? Sería ideal que contratista y contratante hallen el camino de la solución de una vez por todas.

     
 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.