El mal manejo

Un reportaje televisivo ha puesto en evidencia el mal uso que le están dando las organizaciones políticas al dinero que les entrega el Estado para «actividades específicas como la formación, capacitación e investigación y en actividades de funcionamiento ordinario».  Dicho de otra forma, para que se fortalezcan las capacidades de sus militantes en, por ejemplo, el ideario político, en gestión pública para cuando lleguen a ocupar cargos públicos tengan los conocimiento para ejercerlos con idoneidad.

Empero, los partidos políticos están haciendo la del «Pepe el vivo», pagando sueldos a sus líderes o pagando consultorías por montos elevados sin mostrar el producto final.

Ese hecho refleja que los políticos persisten en sabotear la reforma política en el país, esa que busca tener organizaciones políticas consolidadas y no dueños de franquicias políticas que aparecen cada proceso electoral creyéndose los iluminados, los salvadores del mundo y llenándose los bolsillos vendiendo candidaturas. Esos mismos no invierten en la capacitación de sus militantes, porque saben que entre ellos está un mejor prospecto para asumir la conducción del partido y ser el candidato en las elecciones.

Para estas elecciones la reforma política —a pesar de los sabotajes— ha reducido considerablemente la cantidad de candidatos. Si los ciudadanos seguimos insistiendo en ella, pronto tendremos mejores candidatos. Por ahora, los malos políticos quieren seguir engañando.

     
 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.