Es ahora…

La falta de oxígeno ha colocado en una situación crítica a los hospitales de Huánuco con pacientes covid y en graves aprietos al personal de salud que tiene que lidiar con la angustia de que se acabe el oxígeno y el paciente se muera, y con el airado reclamo de algunos familiares que llegan con sus enfermos a los nosocomios y no los pueden hospitalizar por falta de camas o de insumos.

Lo dramático es que teniendo camas disponibles, el Hospital Integrado Regional COVID-19 de Santa María del Valle no pueda recibir más pacientes en estados moderados y severos de la enfermedad, porque no tiene oxígeno medicinal, principal insumo en el tratamiento de dichos pacientes, tanto en hospitalización como en uci.

De persistir esta situación y con los contagios sin freno, los decesos aumentarán en las casas (lo que generará otro problema para Salud y Fiscalía que ya han evidenciado descoordinaciones para el recojo de cadáveres) y acaso entonces recién entenderemos la magnitud del problema.

Es ahora que las autoridades nacionales y regionales deben reaccionar. Es ahora que se deben poner en marcha las estrategias que garanticen el abastecimiento de oxígeno a los hospitales de Huánuco y Tingo María. Lamentablemente la planta de oxígeno del Hospital COVID de Tingo María fue una falsa ilusión. No cubre ni la necesidad de esa provincia.  Y la construcción de plantas de oxígeno sigue siendo promesa lejana.

     
 

Agregue un comentario