La historia

Una reunión «para la paz» terminó siendo la excusa para una «declaratoria de guerra». El alcalde de la capital del departamento, Antonio Jara, al frente de algunos de sus hómologos, lanzó sus primeros ataques contra el gobernador regional, Antonio Pulgar, acusándolo de haberlos invitado «a última hora» a la reunión con la ministra de Desarrollo Agrario y Riego en la Cámara de Comercio e Industrias de esta ciudad el martes último.

Jara y los otros alcaldes se declararon «ofendidos» porque la invitación les llegó la noche del lunes, cuando el comité de avanzada de la ministra estaba desde el jueves, y por lo tanto no tuvieron tiempo para hacer su «lista» de proyectos para entregárselo a la alta funcionaria del gobierno de Dina Boluarte. A diferencia de ellos, en la reunión estuvieron los alcaldes de Ambo y de la lejana Huacaybamba quienes expusieron sus pedidos a la ministra.

El martes 2 de enero, en este mismo espacio, nos preguntábamos ¿cuánto durará? la promesa de Pulgar y Jara de trabajar juntos que en la víspera habían hecho en la Plaza de Armas en medio de intercambio de elogios y hasta de presentes. Apenas 17 días. Ni Luzmila con Eduardo, Ni Picón con «Koko» Giles, ni Rubén con Aníbal fueron tan rápidos en romper la promesa pública de inicio de gestión.

La historia dice que ni al gobernado regional ni al alcalde de Huánuco les va bien en la gestión peleados.

     
 

Agregue un comentario