Los costosos berrinches

La actitud del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de no reconocer su derrota en las ánforas ha arrastrado a su país a un incidente de violencia sin precedentes y ha causado la muerte de cinco personas.

Desde su posición de poder, Trump azuzó la toma del Capitolio por parte de un grupo de sus seguidores, afirmando sin prueba alguna que hubo «fraude» electoral.

Expresidentes, congresistas y otros líderes republicanos (del partido de Trump) y demócratas han condenado la actitud del mandatario estadounidense y lo han tildado como el peor y más peligroso presidente.

Eso ha provocado en el país del Norte el berrinche de un hombre acostumbrado al poder y a quien las urnas rechazó.

En nuestro país también hemos sido víctimas del berrinche de una candidata que no supo asimilar su derrota en las ánforas, y usó a su bancada ampliamente mayoritaria en el Congreso para petardear, primero, a la administración de Pedro Pablo Kuczynski y luego de Martín Vizcarra.

Formada políticamente en la dictadura de su padre, Keiko Fujimori no toleró que por segunda vez la mayoría de peruanos le negaran la Presidencia de la República y desató una guerra sin cuartel desde el Congreso que nos ha empujado a la crisis política y económica que aún atravesamos y que se ha visto agravada con la pandemia de la covid-19. Así de costosos son los berrinches de los que se sienten poderosos.

     
 

Agregue un comentario