Si quieren, sí pueden

Cuando empezó a debatirse el Presupuesto General de la República, el Ejecutivo y el Congreso estaban enfrentados porque este último había incluido proyectos para ser financiados con el fondo de contingencia. La situación parecía complicada, pues el nivel de beligerancia había aumentado entre el Congreso y el Ejecutivo por el cambio de gabinete aduciendo que el Congreso rechazó una cuestión de confianza y la presentación del pedido de vacancia de la Presidencia de la República por incapacidad moral permanente del presidente Pedro Castillo.

Sin embargo, anoche el Congreso de la República aprobó el presupuesto general de la república para el próximo año 2023, incluso sin algunos anexos que debía presentar el Ministerio de Economía de Finanzas (MEF). Con ese nivel de confianza y buena fe, fue la aprobación de la Ley de Presupuesto para el Año Fiscal.

Entonces, está claro que Congreso y Ejecutivo pueden trabajar y coordinar si es que de verdad quieren.

Está claro que los congresistas no quieren que Castillo disuelva el Congreso de la República; y está también claro que Castillo no quiere que el Congreso declare su vacancia. Entonces, si los dos quieren quedarse para cumplir sus mandatos ¿no deben sentarse a trabajar y atender los problemas del país? Eso no significa que los congresistas declinen a su función fiscalizadora. Tal vez de la otra forma lo hagan mejor.

 

     
 

Agregue un comentario