A 35 años de cárcel reducen condena a violador

TINGO MARÍA

La condena de cadena perpetua que el Juzgado Colegiado de Leoncio Prado impuso a Pedro Andrés Aquino Lobo (51) fue reducida a 35 años de cárcel por la Sala Mixta de Leoncio Prado que confirmó la sentencia condenatoria por los delitos de violación sexual y aborto no consentido contra su hijastra.

Pese a que Aquino Lobo clamó inocencia y alegó relaciones consentidas con la menor, en las dos instancias fue declarado responsable de violar a la menor desde que tenía 12 años hasta los 14 en que resultó embarazada.

Por temor a las amenazas de muerte hacia ella y su madre, la menor dijo haber callado lo que sucedía  mientras su madre se iba a trabajar. Las agresiones ocurrieron en muchas ocasiones en el sector Miraflores, Pueblo Joven 9 de Octubre.

La víctima narró a las autoridades que su padrastro no solo la amenazaba, sino también le dejaba dinero para que callara.

A fines del 2018, según sustentó el Ministerio Público la menor se percató que no menstruaba lo que comunicó a Pedro Andrés. Tras confirmar que se encontraba embarazada, el sentenciado la llevó al tópico «Lupita» donde fue atendida por la técnica en enfermería María Guadalupe Salas Meza, quien le aplicó una ampolla que le provocó sueño. Por ello, la sentenciada habría cobrado la suma de 500 soles.

Unas horas después, al despertar dijo la menor tenía manchas de sangre en sus piernas.

Posteriormente cuando ya se encontraba en su casa, la víctima presentó dolores abdominales por lo que su madre decidió llevarla al hospital pero cuando estaba por subir al taxi sintió una hemorragia, pero se trataba de un feto.

Por este hecho, Pedro Aquino y María Salas fueron procesados y sentenciados.

Los magistrados de la Sala Mixta confirmaron la pena de tres años de pena privativa de libertad suspendida para María y dispuso reglas de conducta que deberá de cumplir obligatoriamente. Pero además deberá pagar  diez mil soles de reparación civil junto con Aquino Lobo.

35 AÑOS DE CÁRCEL

Los magistrados que analizaron la sentencia de primera instancias consideraron que  la pena de cadena perpetua, «es una intervención de intensidad grave sobre la dignidad y libertad personal del imputado, que no registraría eficacia compatible con los fines de la pena en un Estado democrático, por lo que se debe recibir como sanción la pena de treinta y cinco años», sostuvieron en su resolución de fecha 10 de diciembre último. Y así la redujeron a 35 años.

El agricultor se encuentra internado en el penal desde el 31 de enero del año 2019.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •   

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *