A doce y quince años sentencian a chofer y copiloto que llevaban droga

A un año de haber sido capturados transportando más de 40 kilos de alcaloide de cocaína camuflados en un automóvil, los amigos Edwind Romero Ramos y Erick Arturo Cruzado Pérez fueron condenados a doce años, díez meses y nueve días, y quince años de pena privativa de la libertad, respectivamente. Ambos deberán pagar 70 mil soles de reparación civil.

El Juzgado Penal Colegiado Supraprovincial Permanente de Leoncio Prado condenó inicialmente a Romero Ramos quien aceptó ser coautor del delito contra la salud pública, en la modalidad de promoción al consumo ilegal de drogas tóxicas mediante actos de tráfico, en su forma agravada, y se acogió a la conclusión anticipada de juicio.

La primera condena se dictó el 15 de diciembre al inicio del juicio oral, mientras que la sentencia contra Erick Arturo Cruzado Pérez fue emitida el 31 de enero del presente año, por lo que la pena es superior a la de su amigo que fue beneficiado con la reducción de la pena.

DETENCIÓN

La detención del conductor Edwind Romero y su acompañante Axel Arturo ocurrió el 4 de enero del 2021 al encontrarse en el automóvil en el que viajaban 29 paquetes tipo ladrillos de alcaloide de cocaína, encaletadas en el vehículo. La intervención ocurrió en la carretera Fernando Basadre Grohmann, distrito de Pumahuasi.

Al ser intervenido por policías antidrogas que habían recibido información que en dicho vehículo estarían transportando droga, los ahora sentenciados se mostraron nerviosos y al preguntarséles si llevaban algo ilícito en su vehículo, el chofer respondió que estaba llevando droga.

Ya en la sede del Depotad Tingo María, los efectivos registraron minuciosamente  el vehículo y encontraron ladrillos de droga encaletados en la puerta del lado del piloto, en la puerta del lado del copiloto, en la puerta trasera lado izquierdo, también en la maletera.

Los detenidos dijeron que se dirigían de Aucayacu a La Aguaytía, pero Axel dijo desconocer lo que llevaba Edwing. Éste a su vez, dijo que su amigo no sabía nada del cargamento y que lo estaba llevando como pasajero porque le pagaría 30 soles.

Aunque Cruzado Pérez alegó que viajaba a La Aguaytía a solucionar un problema con su conviviente, los jueces no creyeron su versión porque al ser interrogado en juicio dio versiones contradictorias.

Dijo que el día de la intervención llegó de Lima a Tingo María y luego viajó a Aucayacu porque -según le dijo su cuñada- su esposa estaba allá, pero que antes de llegar su conviviente le manifestó que estaba en Aucayacu, por lo que al recibir la llamada de su coimputado acordaron que lo llevaría por 30 soles, circunstancias en que fueron intervenidos.

Al revisar el reporte de llamadas, las autoridades verificaron que aquel Axel no recibió llamada de su pareja.

Y en el registro personal, las autoridades no le encontraron dinero alguno y cuando le preguntaron con qué pagaría su pasaje dijo que con la tarjeta que portaba.

Otro hecho valorado por los jueces es que el  policía que lo custodio desde el lugar de la intervención a la sede policial, narró en juicio que Axel ofreció darle 10 mil soles a cambio de su libertad.

     
 

Agregue un comentario