Obstetras son condenadas por muerte de bebe

Las obstetras Gregoria Moscoso Silva y Delia Bonilla Rosas fueron condenadas a dos años de pena privativa de la libertad suspendida por la muerte de un bebe en el vientre de su madre. Ocurrió en abril del 2015, en el Centro de Salud Aparicio Pomares.

La fiscalía acusó a las obstetras de haber causado la muerte del hijo de Baldiviana Rojas Nuñez al no trasladarla a tiempo a un establecimiento de mayor resolución a pesar que se trataba de una gestante de alto riesgo.

Según denunció la madre de familia, la mañana del 20 de abril se dirigió al centro de salud por tener dolores en el vientre siendo atendida inicialmente por Gregoria Moscoso quien luego de los exámenes determinó que tenía 41 semanas de gestación e infección urinaria.

Horas después, al ser evaluada por Delia Bonilla fue diagnosticada paciente de alto riesgo por embarazo prolongado.

Al día siguiente en la madrugada, la parturienta dijo haber perdido líquido amniótico por lo que volvió al centro de salud donde fue atendida por la obstetra Gregoria Moscoso quien detecta que no se escuchaban los latidos fetales por lo que la trasladaron al hospital Hermilio Valdizán donde  dio a luz a su hijo muerto.

La necropsia determinó que el bebe falleció por Síndrome de Aspiración de Líquido Amniótico Meconia.

Para la Fiscalía, las profesionales no siguieron los procedimientos y guías clínicas establecidos para este tipo de embarazos prolongados, lo que ha conllevado a la muerte del menor.

Durante el juicio oral, Gregoria Moscos dijo: «El día 20 de abril del 2015 la señora Baldiviana Rojas Núñez estaba estable no había sufrimiento fetal si una infección urinaria, yo no he cumplido ninguna negligencia he actuado de acuerdo a mis guías a mis protocolos durante toda mi actuación ese día”.

Mientras que Delia Bonilla manifestó: “Los veinticinco minutos que le atendí a la señora Baldiviana Rojas Núñez cumplí con lo que tenía que hacer la he mandado al hospital para que sea atendida yo le mande a tiempo no había signos de peligro en ese momento”.

Ambas se declararon inocentes en el juicio.

Tras el juzgamiento, la jueza Florencia Guerra Carhuapoma las declaró culpable del delito contra la vida el cuerpo y la salud en la modalidad de homicidio culposo. Ellas cumplirán reglas de conducta y deberán pagar 10 mil soles de reparación civil.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •   

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *