Quince años de cárcel para otro implicado en caso quemados vivos

El exalcalde del centro poblado de Andas, distrito de Jacas Grande (Huamalíes), Luis Sulpicio Rojas Soto, fue condenado a 15 años de cárcel por el caso de los amigos quemados vivos, ocurrido en setiembre del año 2015. Por ese mismo hecho, su hermano Edguar fue condenado a 17 años de pena privativa de la libertad.

En audiencia desarrollada el último martes, el Juzgado Penal Colegiado Supraprovincial de Huánuco concluyó el juicio oral y dictó sentencia condenatoria contra la exautoridad edil que fue considerada instigadora en el homicidio calificado de los amigos Emerson Roque Moreno y Miguel Mauricio Nieves.

Aunque Luis Sulpicio negó haber participado en el homicidio de los amigos, los magistrados del juzgado colegiado, María del Rosario Villogas, Carlos Allasi y Edwin Ventocilla consideraron que las pruebas presentadas por el Ministerio Público acreditaban su responsabilidad en el doble crimen.

En su defensa, el ahora sentenciado sostuvo que los testigos que declararon en su contra lo habrían hecho por venganza por los problemas que tuvo con ellos.

Dijo que aquel día estuvo en Andas, pero en la casa de su madre a medio kilómetro del pueblo, y que recién se enteró de los hechos al día siguiente, a través de la radio.

Pero los testigos, incluido el sobreviviente Ángel Moreno Moriz, declararon que Luis y su hermano Edguar se encontraban al momento que la turba los detuvo.

Dijo que logró escapar cuando estaba a punto de ser quemado junto con su sobrino y su amigo; pero escuchó cuando los hermanos Rojas los acusaban de ser ladrones, de haberles robado su oro y que azuzaban para que los quemaran.

Ángel narró que viajaron desde Lima para dirigirse a Quiprán que esos días celebraba su fiesta patronal por lo que Emerson aprovechó para pasar por Andas con la finalidad de cobrarle una deuda a los hermanos Rojas Soto,  puesto que años antes había trabajado para ellos extrayendo oro del río Marañón.

Relató que ya estaba de noche cuando llegaron a Andas pero un grupo de personas los interceptó y llevó a la plaza donde estaba otro grupo de pobladores portando palos y piedras, entre ellos los hermanos Rojas.

Según el Ministerio Público, fue Luis quien reunió a la población y los azuzó diciéndoles: «Vengan, vengan, estos rateros querían entrar a mi casa y querían robarme y quitarme mi mercadería, tienen armas si no lo matamos ahorita nos pueden matar a nosotros, mira que han matado a nuestros comuneros, traigan gasolina, traigan gasolina, vamos a quemarlos vivos».

Los jóvenes fueron amarrados con alambres, golpeados y luego quemados vivos, en medio de súplicas a los hermanos Rojas. Según testigos, mientras eran torturados, Emerson le decía: «Piedad tío Lucho, párale a estos hombres para que no me peguen», «Tío Edguar te conozco, sálvame», pero este le habría respondido:«Ajá, me conoces, porque me conoces has venido a robarme, has venido a matarme» decía mientras les rociaba combustible.

Luis fue detenido el 24 de febrero último en la urbanización Huayopampa tras varios años de estar en la clandestinidad. Él y su hermano Edguar —que cumple condena en el penal de Potracancha— deberán pagar una reparación de 100 mil soles a las familias de los agraviados.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •   

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *