Trabajadores CAS del INPE podrían pasar a contrato indefinido

Aunque llevan más de siete años trabajando, muchos servidores del Instituto Nacional Penitenciario (INPE) aún no tienen los beneficios laborales de un trabajador nombrado. Por eso, ayer los servidores CAS del penal Potracancha y de otras cárceles del país pararon para reclamar mejores condiciones laborales.

Desde las primeras horas de la mañana los servidores del INPE se ubicaron en la entrada del reclusorio y no permitieron el ingreso del personal administrativo, como medida de protesta.

Con pancartas en mano y hasta quema de llantas, pidieron a la institución que se les otorgue contratos indeterminados con sueldos acorde a su función, seguros y el bono alimentario que tienen los servidores nombrados.

Solo en el penal de Potracancha hay 62 trabajadores CAS que tienen hasta ocho años de servicio bajo esa modalidad.

En toda la Región Oriente Pucallpa (que comprende a los penales de Huánuco, Pasco y Pucallpa) son 357 trabajadores CAS, según informaron.

«El día 4 de noviembre hemos empezado un paro preventivo; pero, como no nos han hecho caso hoy hemos acatado un paro indefinido exigiendo nuestros derechos laborales», declaró Ross Loya Nieto, una de las servidoras del INPE.

Mientras en 69 penales del país se acataba la protesta, los dirigentes nacionales de los trabajadores se reunían con el ministro de Justicia, Aníbal Torres.

Tras la reunión, se acordó levantar el paro hasta el viernes 26, esperando una respuesta positiva de las autoridades. Mañana, se informó, se reunirán con el Ministerio de Economía

«Por lo pronto se ha suspendido el paro mientras tenemos las conversaciones. Si no tenemos resultados favorables vamos a reiniciar la huelga el viernes de la próxima semana», advirtieron los trabajadores.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •   

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *