Jara y Pulgar amistan por tercera vez

Es tan corto el amor. Así lo han demostrado desde que asumieron sus cargos Antonio Jara, como alcalde provincial, y Antonio Pulgar, como gobernador regional, con sus confrontaciones y luego sus repetidas disculpas y reconciliaciones públicas.

El último jueves, tres días después de llegar al clímax de su confrontación con un careo que se replicó en medios nacionales, ambas autoridades se encontraron nuevamente. Tras una reunión en Alcaldía, dieron una conferencia de prensa, se abrazaron y prometieron trabajar juntos «por el desarrollo de Huánuco».

«Anoche hemos conversado muy ampliamente por teléfono, principalmente la problemática de cada uno de nosotros. En esa línea, señor alcalde, más allá de agradecerte, pedirte las disculpas si en algún momento he ofendido a la familia o a usted y a todo el pueblo huanuqueño», expresó Antonio Pulgar ante las cámaras de la prensa.

El alcalde respondió: «Estamos volteando la página por el bien, no solamente de nosotros como autoridades, sino de la provincia de Huánuco y de la región. El compromiso que tenemos ahora es trabajar y esto, esto en vez de distanciarnos, nos ha unido y esta unión tiene que perdurar en el tiempo».

Esta nueva reconciliación entre ambas autoridades se logró con la mediación del padre Oswaldo Rodríguez, que conversó telefónicamente con ambos, y así fue que el gobernador regional canceló sus viajes programados para reunirse con el alcalde.

Al día siguiente, ambos se volvieron a encontrar en la ceremonia cívica por el Día de la Bandera en la plaza de Armas. Aunque no hubo más discursos emotivos, se sentaron juntos en el estrado y en la misa en la catedral.

Pero no es la primera vez que prometen «voltear la página». La confrontación entre ambos, que inició en su primer mes de gobierno, ha tenido al menos dos treguas antes, que siempre terminaban con la queja de una de las dos autoridades contra el otro.

DESDE SU PRIMER MES

«El pueblo nos ha dado la oportunidad para hacer un buen gobierno con mi hermano del alma Antonio Pulgar, nuestro gobernador regional», decía el alcalde «Toño» Jara en su discurso de juramentación, el 1 de enero del 2023. Ambos se abrazaron cuantas veces pudieron, intercambiaron halagos y repitieron insistentemente su promesa de trabajar en conjunto.

Esas muestras de afecto duraron apenas 17 días. Paradójicamente una «reunión por la paz y la gobernabilidad» convocada por la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), fue la causa de su primera confrontación pública.

Liderados por Antonio Jara, un grupo de alcaldes provinciales y distritales abandonaron dicha reunión antes de que comience, protestando porque el Gobierno Regional los convocó a dicha cita solo horas antes y los ediles no tuvieron tiempo para preparar una lista de proyectos de inversión que exigirían a la PCM.

«Si a mí, que soy de Mi Buen Vecino, no me ha avisado, menos será a los demás alcaldes», reclamó bastante molesto el burgomaestre provincial tras abandonar la reunión junto con los otros alcaldes.

Los dimes y diretes continuaron en ruedas de prensa. El 23 de mayo llegaron a los insultos y las lisuras: «Que se deje de cojudeces», espetó el gobernador. Jara respondió poco después: «Que sea varón de decírmelo cara a cara; yo, a mis 75 años, mejores toros he matado».

Y ese mismo día ambos se reunieron en el despacho de Gobernación y se reconciliaron. Se volvieron a abrazar en público, después de cinco meses, y prometieron abandonar las confrontaciones.

SIGUIÓ EL ENFRENTAMIENTO

A pesar de la promesa, no pasó mucho tiempo para que resurjan las desavenencias. En setiembre del 2023 el gobernador regional expuso ante la Comisión de Presupuesto del Congreso de la República los proyectos que esperan ejecutar para el departamento de Huánuco en el 2024. En esa misma reunión, «Toño» Jara criticó al gobernador.

«Hasta ahora yo contaba 24 años, seis gobernadores regionales que no han hecho nada para la provincia de Huánuco; ahora [con Pulgar] son dos años más», dijo el alcalde provincial. La respuesta de Pulgar llegó al día siguiente, mediante un oficio al alcalde en el que le recuerda que no ha contestado a varios de los documentos que envió el Gobierno Regional para gestionar proyectos de inversión.

Así continuaron hasta el mes de noviembre. Cuando se juntaron de nuevo, se fotografiaron juntos y prometieron ejecutar en conjunto las obras de mejoramiento del malecón Daniel Alomía Robles, la Alameda de la República y la laguna Viña del Río. «Vamos a trabajar de la mano por la provincia de Huánuco», dijeron.

POR LOS NEGRITOS

Hasta que llegó diciembre y la confrontación vino con la fiesta de los Negritos de Huánuco. Gobierno Regional y Municipalidad de Huánuco organizaron por separado un festival para promocionar la danza. «Pulgar está pendiente de lo que yo hago para que él lo haga», declaraba el alcalde irrogándose haber anunciado antes dicha actividad.

El enfrentamiento continuó incluso a fines de diciembre, cuando las intensas lluvias azotaban varios distritos de Huánuco y se necesitaba la maquinaria pesada del Gobierno Regional.

La reciente reconciliación llega después de altisonantes pullas entre ambos. En la reunión técnica convocada por las obras que prometieron en noviembre, Pulgar le pidió a «Toño» Jara que renuncie «por incapacidad física y mental». En respuesta, Jara se abalanzó hacia donde estaba Pulgar, en medio de gritos acusándolo de corrupción; pero fue bloqueado por un agente de seguridad y personal del Gobierno Regional. Esa escena fue noticia en medios nacionales.

La mañana del jueves han prometido ejecutar esos proyectos y en los próximos días sus equipos técnicos se reunirán para «ver cómo hacer para sacar adelante las obras», mencionó Pulgar.

     
 

Agregue un comentario