Madre con quemaduras se aferra a la vida, pero no hay cama para llevarla a Lima

Una madre de familia lucha por su vida desde una cama de Trauma Shock del Hospital Regional Hermilio Valdizán Medrano, mientras desde los hospitales de Lima dicen que no hay cama para recibirla para que reciba el tratamiento especializado que requiere.

Luz Amelia Alvarez Jaramillo llegó al Hospital Hermilio Valdizán referida del centro de salud de Ambo el sábado 1 de junio. Ese día, una fuga en el balón de su cocina causó una deflagración cuyas llamas alcanzaron el cuerpo de Luz.

El diagnóstico de la mujer de 31 años de edad es quemaduras de segundo grado en el 40 a 49 % de su cuerpo.

Los médicos del Hermilio Valdizán han dispuesto que sea llevada a un hospital de Lima para que reciba el tratamiento especializado que requiere y que dicho nosocomio no ofrece.

La respuesta que ha llegado del Hospital Nacional Arzobispo Loayza es que «se encuentra sobresaturado, no hay camas disponibles», según confirmaron sus familiares

Entre tanto, Luz Amelia, que tiene un hijo de 10 años de edad a quien cuidar, continúa luchando por su vida en el área de Trauma Shock donde está conectada a un respirador artificial y recibe el tratamiento prescrito por el personal médico.

La familia de Luz está pidiendo el apoyo de las autoridades para que pueda ser llevada a Lima y reciba el tratamiento de médicos especialistas en quemaduras que necesita desde el primer día del accidente.

     
 

Agregue un comentario