Atropello de can desata protesta

El atropello de un can en la Plaza de Armas por una camioneta municipal desató la protesta de un grupo de ciudadanos que llegó incluso a la puerta de la casa del alcalde José Villavicencio, exigiendo “justicia para ‘Gringo’”, como llamaban al can.

La Asociación Defensora de los Animales y del Ambiente (ADAA) denunció que el vehículo atropelló al animal, a pesar de que la gente, a gritos, advertía al conductor de su presencia debajo del vehículo.

Más tarde, en un comunicado, la Municipalidad aseguró que se trató de un accidente. “En ningún momento las personas alertaron al conductor que el can estaba recostado debajo de las llantas del vehículo”, desmiente el comunicado.

Según contaron algunos vecinos, Gringo, era un perrito callejero que merodeaba la plaza de armas desde hace unos cuatro años, ganándose el cariño de los que lo conocieron.

     
 

Agregue un comentario