«El fisioterapeuta es el mecánico del cuerpo humano»

Enrique Becerra asegura que quienes requieren más terapia son los oficinistas por falta de actividad física

«Los autos tienen sus mecánicos y su mantenimiento periódico. El cuerpo humano [también] es una maquina y no sabemos a dónde llevarlo. Lo ideal es llevarlo al fisioterapeuta que es el mecánico del cuerpo humano», explica Enrique Becerra Sánchez, fisioterapeuta de profesión.

El ser humano —sostiene— hace mucho desgaste. Con los pies, por ejemplo, camina, está parado, usa calzado y, a veces, calzado inadecuado; las damas [usan zapatos] con taco todo el día. Eso daña los pies, pero nunca nos hacemos una revisión. La espalda, que tiene que soportar que estemos sentados, de pie o cargando peso; las manos, son nuestra principal herramienta y nunca se tratan los dedos, las manos, los antebrazos. Pero, cuando les duele dicen: Tengo artritis, van al reumatólogo, les dan su medicación; pero, ¡no! solo se han cansado los músculos, se han inflamado los tendones.

Becerra Sánchez recomienda que las personas visiten una vez por mes al fisioterapeuta, aunque depende también del trajín que tiene la persona.

Cita como ejemplo el caso de una persona que vive en Ambo pero que trabaja en Huánuco. Se levanta a las 6 de la mañana, se alista y toma el microbús que en una hora llega a Huánuco. Ingresa a trabajar a las ocho de la mañana, sale a la una de la tarde a almorzar, regresa a trabajar a las 3:00 p. m. hasta las 5:30 o 6:00 p. m. Y de regreso a Ambo una hora más sentado.

«¡Mire la cantidad de horas sentado! Mayormente cuando el cuerpo para mucho tiempo sentado, se cansa y empieza a adoptar posturas inadecuadas: me siento a un costado, al otro costado, adelante, atrás», explica el profesional de la salud.

A eso, dice, hay que agregar que el mobiliario con el que trabaja la persona del ejemplo, no es adecuado: una silla grande, una silla pequeña, un escritorio estrecho.

«Esas cositas por días, por semanas, por meses, por años se van acumulando hasta que llega un momento en la que, puede estar andando, se le cayó las llaves, se agachó a recoger y se quedó ahí doblado. Muchos piensan que ese momento es el que causó la lesión. Entonces dicen: Me dio el frío, me dio el aire y se me quedó torcido el cuello. En realidad es un espasmo, el músculo se agarrotó, se ha contracturado. Pero es un problema que vino acumulándose», apunta Enrique Becerra.

«En el caso de parálisis facial —agrega— muchos le echan la culpa al aire, al frío, que salió en la madrugada, que abrió la refrigeradora. ¡No!, el cambio brusco [de temperatura] solo desencadenó lo que venía acumulándose por años».

LA MIGRAÑA
Los dolores son musculares. La famosa migraña es por una mala posición del cuello y la cabeza.
He tenido muchos pacientes que han venido con migrañas de años.
Los evaluamos y tiene la cabeza un poco adelantada, los hombros caídos, mucha contractura a nivel de cuello espalda.
Entonces empezamos a trabajar, se le da las recomendaciones y desaparece la migraña.

Enrique Becerra afirma que la mayoría de pacientes que trata en su centro de fisioterapia y rehabilitación son trabajadores administrativos.

«Los obreros tienen todas las mañanas su charla de seguridad y salud en el trabajo, de ergonomía, de cómo deben cargar. ¡Nunca he visto que hagan una charla para los administrativos! ¡No hay!», subraya.

En la universidad, el instituto —prosigue— nos enseñan a hacer un oficio (…), pero no nos enseñan cuánto tiempo debo estar en la computadora, cuánto tiempo debo descansar.

Asegura que cada media hora frente a la computadora o escritorio, la persona debe levantarse y caminar, ir a los servicios higiénicos.

«El que trabaja en oficina no hace mucha actividad física, por lo general; entonces, no hay buen control de nuestra muscultura, vamos perdiendo masa muscular, solo que no nos damos cuenta», añade.

Entonces el fisioterapeuta recomienda tener actividad física: jugar dos o tres veces a la semanas fulbito, vóley, salir a caminar, correr. Tener actividad física mínimo de tres a cuatro veces por semana o por lo menos el fin de semana».

NIÑOS

Enrique Becerra advierte que las clases virtuales «ha traído niños desde 4 años con dolor de cuello, de espalda —que por lo general es a los 20 a 25 años— por la mala posición con el celular, el cuello flexionado por horas».

«Ahora los niños están naciendo con mucha flexibilidad: la hiperlaxitut ligamentaria y optan por posturas viciosas o también llamadas malas posturas, ven la televisión recostados, hacen las tareas en las camas, usan la laptop en la cama, en el sillón, en las escalares, en el parque con una postura de contracción por horas. La laptop tiene que usarse en un escritorio, en una mesa».

     
 

Agregue un comentario